La familia Azlor de Villahermosa relacionada con reyes, obispos y la Campana de Huesca

El Palacio de Villahermosa es uno de los edificios con más historia de la ciudad de Huesca. Así lo contaba el arqueólogo Antonio Turmo dentro de las conferencias que el Centro Cultural Ibercaja ha organizado para celebrar el décimo aniversario desde que lo recuperó para su obra social y cultural.

Turmo se centraba en los Duques de Villahermosa, Condes de Guara o Barones de Panzano, algunos de los miembros de la familia Azlor que durante varios siglos fueron una de los linajes importantes de la zona, llegando algunos a obispos, colaborando con reyes como Ramiro I, Sancho Ramirez o Alfonso I, e incluso uno de los miembros de la familia Azlor fue una de las víctimas del suceso de la Campana de Huesca.

El título de Duque de Villahermosa es uno de los más importantes en España. El edificio Thyssen en Madrid está en el Palacio de Villahermosa. El edificio de Huesca estaba situado en la muralla, en entre muros, se instalaron allí para proteger la puerta de San Francisco. La fachada es del Siglo XVI, y su alfarje, un mueble excepcional, es uno de los mejores que hay del medievo aragonés. A su alrededor se construyó una plaza cerrada en el Siglo XVII, y la calle las Vírgenes. En el XIX, con la reforma de la Plaza del Mercado, quedó la calle Villahermosa como una de las más importantes de la ciudad.

En la actualidad, para Turmo, Ibercaja representa la función que hacía antes las familias y los mecenas con el arte. Invertir su patrimonio para conservarlo, y poder exhibirlo, recuperando este histórico edificio, o comprando cuadros como el del retablo mayor de San Lorenzo entre otras muchas obras.

La siguiente tendrá lugar el miércoles 19, con la intervención del arquitecto Eduardo Cuello, para hablar de la evolución del centro histórico de Huesca con el propio Palacio de Villahermosa.

Comentarios