El INE prevé un dramático futuro demográfico en la provincia de Huesca

Las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística para la provincia de Huesca pintan un sombrío panorama demográfico. Hasta 2028 perderemos población, y mucha, hasta 14.500 personas, volviendo a niveles de 2002. Además, esa población será más vieja y menos cualificada, porque los más formados se habrán ido fuera buscando mejores oportunidades.

Audio sin título

Son los datos que baraja el Instituto Nacional de Estadística, que desde 1978 trabaja en este tipo de predicciones. Y lo peor de todo es que nunca, hasta la fecha, se ha equivocado.

Los grandes problemas de nuestra realidad demográfica se agravarán en 15 años.

Seremos menos, porque el número de nacimientos no supera desde 1983 al de defunciones. La previsión es que esa cifra empeore aun más, de forma que el número de nacimientos descenderá en un 26%.

Las leyes demográficas dicen que mientras que, para que en una sociedad no disminuya la población es necesario que las mujeres superen el 2,1 en tasa de fecundidad, es decir, que cada mujer de media tenga más de dos hijos. Pues bien, en la provincia de Huesca esa tasa es inferior desde 1976. En estos momentos es del 1,35, pero en 2028 será del 1,29.

Además, el número de mujeres en edad fértil, entre los 15 y los 49 años también disminuirá. Habrá menor aporte de inmigración exterior y los jóvenes, especialmente los mejor preparados, emigrarán.

Por si fuera poco, viviremos más, es decir, habrá que pagar muchas más pensiones. En 2028 los hombres tendrán una esperanza de vida de 84 años, pero las mujeres llegarán casi hasta los 90 años de media. Habrá incluso casi 400 personas con más de 100 años.

En datos económicos significará que, mientras que en el año 2014 hay 1,8 personas cotizantes por cada pensionista, en 2028 habrá solo 1,6; una realidad que afectará de manera importante a la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Así las cosas, el INE plantea un panorama sombrío, muy complicado, que solo podría reorientarse con políticas demográficas activas tipo las que se pusieron en marcha en los países nórdicos hace 30 años, o con la irrupción de una variable no prevista que aporte ingentes cantidades de población extranjera, un escenario muy poco probable en los próximos años.

Comentarios