Los afectados por las obras de la A-21 se sienten "ninguneados" por las instituciones

El año 2012 era la fecha prevista por el Ministerio de Fomento para que finalizasen las obras de la autovía A-21 entre Jaca y Pamplona. Dos años más tarde los trabajos están ralentizados e incluso paralizados en tramos como el de Santa Cilia-Puente la Reina. Los más de cien afectados por las expropiaciones de sus terrenos denuncian el “desprecio y abandono que están recibiendo por parte de las instituciones” y reclaman el “pago y el acondicionamiento de sus tierras”.

En la actualidad, el tramo entre Jaca y Santa Cilia se encuentra en obras, aunque su estado es de “ralentí” según los propios vecinos y el trayecto entre Santa Cilia y Puente la Reina está totalmente paralizado desde 2010, sin previsión de que se retomen los trabajos antes del 2017. Seis años después de que comenzaran las expropiaciones, los vecinos de las seis localidades afectadas exigen el reembolso de los terrenos que en total ascendía a más de cuatro millones de euros más los intereses de demora.

Otra de las reclamaciones que consideran prioritarias es el arreglo de los desperfectos que se producen en sus parcelas como consecuencia de las obras y las fuertes lluvias. Los agricultores aseguran que los trabajos están “delimitando el acceso cotidiano a sus fincas”. Además, los problemas en las acequias y canalizaciones están provocando inundaciones en sus fincas.

Si bien es cierto que la construcción de la A-21 se planteaba como un motor de desarrollo para la comarca de la jacetania, los afectados por el paso de la autovía por sus municipios siguen reclamando un “mínimo de atención por parte de las autoridades” porque hay jóvenes agricultores y familias enteras que dependen de la agricultura y la ganadería.

Comentarios