Malestar en Riegos del Alto Aragón por la falta de respuesta ante la crisis del lindano

La Comunidad General de Riegos del Alto Aragón muestra públicamente su malestar por la forma en que se está tratando el problema de la contaminación por lindano en el río Gállego. La entidad ha observado con perplejidad cómo en la última Comisión para el Seguimiento de las Obras del Pacto del Agua no se haya abordado el problema y además que en ningún momento se hayan tenido en cuenta las serias afecciones que para el regadío supone la situación actual de contaminación.

Ninguna de las administraciones, Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, DGA ni CHE están teniendo en cuenta la afección que para el regadío supone esta contaminación, cuestión que llena a Riegos del Alto Aragón de perplejidad.

La crisis del lindano está suponiendo un importante quebranto para todas aquellas poblaciones que se abastecen del río Gállego para el uso de agua de boca, esta es una cuestión indudable, pero las Administraciones responsables se están olvidando de los problemas que va a acarrear al regadío.

El embalse de La Sotonera ha jugado un importante papel a la hora de minimizar el impacto de la contaminación en los pueblos del Bajo Gállego. Para ello, se ha llevado a cabo un importante desembalse de agua de más de 80 hectómetros cúbicos cuyo efecto de dilución de la contaminación ha solventado en parte el problema. Esto ha supuesto que en la actualidad el embalse de la Sotonera se encuentre al 30% de su capacidad útil y los embalses de Bubal y Lanuza al 38% y 50%.

Al no haberse actuado con celeridad en el foco contaminante, se están produciendo distintos picos de contaminación del agua que discurre por el río Gállego. Riegos del Alto Aragón adoptó la decisión de no llenar el embalse de Sotonera con agua que no cumpliera con los estándares de calidad de agua potable. Por tanto las últimas lluvias no están redundando en una recuperación de los niveles de agua de este embalse.

Como consecuencia de todo ello Riegos del Alto Aragón se enfrenta a una campaña de riego, la próxima, en la que los embalses del río Cinca deberán suplir la falta de agua en el embalse de La Sotonera y por tanto será una campaña en la que habrá de establecerse cupos de agua, con las consiguientes pérdidas económicas.

Riegos del Alto Aragón, quiere hacer constar a todas las Administraciones que además de la problemática derivada de los problemas de abastecimiento a los núcleos de población, 135.000 hectáreas van a sufrir las consecuencias de la crisis del lindano y que deben ser tenidas en cuenta a la hora de acelerar lo máximo posible la solución de tan grave problema.

Comentarios