Los aragoneses ya pueden sustituir sus calderas por otras más eficientes

Con la intención de fomentar la sustitución de calderas por otras más eficientes desde el punto de vista energético, incrementar la seguridad de los sistemas que la utilizan y favorecer la actividad de fabricación, distribución e instalación en el sector, el consejero de Industria e Innovación del ejecutivo autonómico, Arturo Aliaga firmaba un convenio que pone en marcha el Plan Renove de Calderas 2014 en Aragón.

En cuanto a la financiación, será íntegramente privada de modo que las ayudas las aportan las empresas incluidas en el convenio. Los instaladores subvencionarán con 65 euros y los fabricantes con otros 65 euros cada caldera instalada, lo que las compañías energéticas complementarán con las ofertas que planteen a los consumidores para abastecerse de combustible. Estas ofertas pueden oscilar entre los 50 y los 1.000 euros.

Para recibirla la nueva caldera ha de ser de condensación y alto rendimiento, con una potencia máxima inferior a 70 kilovatios y bajas emisiones. De gasóleo, de carbón o eléctricas a gas natural son solo algunas de las posibles sustituciones que incluye el plan. Por su parte el Gobierno de Aragón cederá las herramientas informáticas desarrolladas para la puesta en marcha de planes renove anteriores.

Con carácter general, la sustitución de las viejas calderas por calderas de condensación conllevará un ahorro energético de al menos un 20%. Solo se admitirá una solicitud por persona, que la caldera que se compre lleve aparejada la instalación y que la vieja no se vaya a reutilizar. Respecto a las emisiones y estimando que el 80% de las sustituciones de calderas sea de gas y el 20% de gasóleo, la reducción media de emisiones por caldera será de 0,36 toneladas de CO2 / año, (546 toneladas en emisiones evitadas en total ateniéndonos a las cifras del pasado año).

El hecho de que participen los principales agentes involucrados en la renovación de las calderas: instaladores, fabricantes y compañías encargadas de distribuir y suministrar los combustibles, convierte a este plan en uno de los más novedosos respecto a los desarrollados anteriormente o en otras comunidades autónomas. Al contar con una amplia variedad de fuentes de suministro, el combustible llegará a la práctica totalidad del territorio aragonés.

El último Plan Renove realizado en Aragón tuvo un grado de ejecución próximo al 100%. En lo que a las calderas respecta, se cambiaron 1.514, con una inversión de 2.698.210 euros, con una media por caldera instalada de 1.800 euros. En ese sentido, si el número de calderas cambiadas fuera igual que en 2013, el ahorro energético global sería de 219,8 tep/año, aunque posiblemente los resultados sean mejores porque en el plan anterior los electrodomésticos captaron en gran medida los apoyos económicos en poco más de un mes y este va a durar más de cuatro, ya que la fecha límite para hacer solicitudes es el 31 de marzo de 2015.

Comentarios