La CHE da un paso más para destinar a los regadíos de la Litera Alta fondos de la energía reservada

Emplear los fondos de la energía reservada con los que cuenta la Confederación Hidrográfica del Ebro tras la reclamación a las empresas hidroeléctricas respecto al cumplimiento de las concesiones, con la intención de impulsar los regadíos de la zona Oriental de La Litera. Esa es la petición que le trasladaban este miércoles representantes del Consejo Comarcal de La Litera, de la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña y de la Comunidad de Regantes de La Litera Alta al presidente de CHE, Xavier de Pedro, en el embalse de Santa Ana.

En concreto, plantean el desarrollo de una primera fase de esta acción que incluiría la estación de bombeo y la impulsión con una inversión que podría suponer hasta 6 millones de euros.

En ese sentido, de Pedro se ha comprometido a trasladar ante la Junta de Gobierno la propuesta aprobada por el Consejo Comarcal de La Litera, ya que considera que responde a los objetivos del Plan del Ebro, pues “no sólo es un proyecto de restitución territorial, sino que, además, se trata de una modernización de regadíos”. Para ello recordaba que las inversiones que se realicen con estos fondos deben ser aprobadas por la Junta, responder a una estrategia de desarrollo territorial con amplio apoyo institucional y político y social de la Cuenca y ser actuaciones que ejecute la Confederación en el ámbito de sus competencias.

De Pedro, señalaba que respecto a los fondos procedentes de la energía reservada, indemnizaciones que han tenido que pagar las hidroeléctricas - Endesa y Acciona-, será cuando concluya el proceso de reclamación, cuando los rendimientos se ajustarán a la energía que le corresponda entregar a cada una de las empresas. Por otro lado, explicaba que en el caso de los rendimientos de los saltos cuya gestión revierta a la Administración, el primero de ellos fue el de El Pueyo de Jaca, el objetivo es que sirvan para la restitución de los territorios afectados por esas infraestructuras, una línea de acción que desde la CHE se ha planteado desde el inicio de estos procesos de reversión.

El regadío de La Litera se trata de una obra de restitución territorial y su desarrollo responde al conocido Pacto de Piñana, firmado en 1992, que permitió contar con un volumen de caudales adicional que sirvió para mejorar las dotaciones del Canal de Aragón y Cataluña y las del Canal Algerri-Balaguer, en Lleida. Su Zona Oriental es la única que ya cuenta con Declaración de Impacto Ambiental positiva y con un proyecto concreto para el desarrollo de 1.994 hectáreas

Comentarios