Torreciudad recibía a miles de ciudadanos ecuatorianos

virgen del quinche

Este sábado se ha celebrado la décima edición del encuentro que reúne cada año en el santuario de Torreciudad a cientos de jóvenes familias originarias de Ecuador y residentes en nuestro país. Cerca de dos mil peregrinos procedentes de Cataluña, Madrid, Aragón, Valencia, La Rioja y Navarra han protagonizado una jornada llena de cariño y veneración a la Virgen del Quinche, Patrona de Quito, capital de Ecuador, cuya festividad es el 21 de noviembre. En esta fiesta popular las familias han revivido tradiciones religiosas, culturales y sociales muy arraigadas en su nación.

Los actos se han iniciado a las nueve de la mañana con la bendición individual de vehículos por parte de varios sacerdotes mediante una oración y el uso de agua bendita. A esta extendida costumbre entre el pueblo ecuatoriano le ha seguido una procesión desde el Crucero, a un kilómetro del santuario, en la que los peregrinos han acompañado a la imagen de la Virgen con cantos, loas leídas por niñas, rezando el Rosario y arrojando pétalos de flores a su paso. Al llegar a la explanada del templo les ha recibido un bandeo de campanas y han cantado el himno nacional de Ecuador. En el interior del templo el rector de Torreciudad, Javier de Mora-Figueroa, les ha dado la bienvenida y les ha recordado que “en Casa de la Virgen, todos los hijos somos hermanos”. Después, organizados por grupos, han visitado la galería mariana, el medallón de la Virgen y la capilla del Santísimo, y bastantes han aprovechado para confesarse.

A las doce se ha celebrado la Eucaristía oficiada por Agustín Marraco, con el acompañamiento musical litúrgico a cargo de la organista titular del santuario, Maite Aranzabal. En la homilía Marraco ha valorado el sacrificio que muchas de las familias presentes han tenido que hacer para poder participar en esta peregrinación: “algunos os habéis levantado a las cuatro de la mañana, pero Santa María os lo recompensará con creces”. Ha destacado que los numerosos ramos de flores puestos junto a la Virgen “son el símbolo de vuestro amor, de vuestras peticiones, y Ella atenderá tantas necesidades como ponéis bajo su manto”. Antes de terminar la celebración, una niña ha leído una emotiva oración dirigida a la Virgen del Quinche en nombre de todos los asistentes.

Durante la misa un equipo de voluntarias ha atendido a un buen grupo de niñas y niños pequeños en el servicio de guardería. Al acabar se ha trasladado la imagen de la Virgen del Quinche a la entrada de la iglesia, presidiendo la parte de explanada en la que se iban a ofrecer a los asistentes un conjunto de danzas típicas. Los “vivas” a la Patrona de Quito y las muestras de afecto de grandes y pequeños han sido constantes durante toda la mañana. Los bailes folclóricos han sido interpretados por los grupos “Nuevo Amanecer” y “Sumac Sisana”, de Lleida, y los “Negritos Sabrosos” de Zaragoza. El rápido movimiento de los trajes multicolores y la alegría de la danza popular han tenido como acompañamiento musical a “M de M Producciones” de Zaragoza.

En la galería de advocaciones marianas se han expuesto en la misma zona las otras ocho imágenes ecuatorianas que alberga la cripta de Torreciudad: la Virgen de la Nube, la Dolorosa del Colegio, Nuestra Señora de Aguasanta de Baños, Nuestra Señora de la Natividad del Huayco, Nuestra Señora de la Merced, la Virgen del Cisne, la Virgen Alada del Panecillo y Nuestra Señora del Buen Suceso. La jornada ha sido organizada por varios matrimonios denominados “priostes”, que al término del encuentro ya han anunciado quiénes serán las familias responsables de preparar el de 2015.

Comentarios