Aragón pide una estrategia nacional y europea para luchar contra la despoblación

Aragón ha pedido en el Senado que sea España quien lidere una Estrategia Nacional para luchar contra la despoblación. Aragón presenta datos demográficos preocupantes. Así, el 73,05% de los municipios suponen un 6,96% de la población total.  La densidad de población de Aragón es de apenas 27,77 habitantes por kilómetro cuadrado, casi 65 puntos por debajo de la media nacional. Catorce comarcas tienen menos de 10 habitantes por kilómetro cuadrado; el 69% de los municipios presentan densidades inferiores a 10 habitantes por kilómetro cuadrado y 124 municipios no superan los 2 habitantes por kilómetro cuadrado.

Audio sin título

El objetivo, ha dicho el consejero de Política Territorial e Interior Antonio Suárez, es que el reto demográfico sea prioritario en los programas de financiación de cara a la Estrategia Europea 2020, partiendo del Acuerdo de Asociación de España con la Unión Europea para el periodo 2014-2020 que prevé, a petición del Foro de las Regiones Españolas con Desafíos Demográficos, que se incorporen medidas relativas al cambio demográfico durante los próximos años en materias como la fijación de población, la elaboración de planes locales de industrialización, el desarrollo sostenible del interior, el apoyo al emprendimiento o la dinamización de las zonas de riesgo.

Aragón ya está adoptando medidas para afrontar los nuevos retos demográficos. Así, la Estrategia Aragonesa de Ordenación Territorial (EOTA), recoge los ejes sobre los que debemos actuar para avanzar hacia un desarrollo territorial equilibrado y sostenible.

Así, entre los objetivos propuestos, figuran frenar la despoblación con la creación de empleo (a través de la Estrategia de Competitividad y Crecimiento); mejorar las dotaciones de equipamientos y servicios en el medio rural; facilitar las condiciones de movilidad y accesibilidad a los equipamientos; y lograr una calidad de vida equivalente. Para ello la EOTA propone la creación de un índice sintético de desarrollo territorial con el que se determinará el nivel de desarrollo de cada territorio de la Comunidad Autónoma y actuar mediante la creación de un Fondo de Cohesión Territorial.

Además, el coste de la prestación de los servicios se dispara. Así, el coste por alumno en un instituto de Zaragoza es de 3.370 euros, mientras que en Albarracín llega a los 9.396 euros por alumno. El gasto farmacéutico también supone un sobrecoste del 9,76% debido al envejecimiento de la población y la ayuda a domicilio es un 14% más cara que la media nacional por la dispersión poblacional.

Comentarios