IU y CHA reclaman a la DGA que abandone su apuesta por la unión de las estaciones de esquí

Izquierda Unida reitera su rechazo a la unión de estaciones de esquí de los valles de Tena y del Aragón, a través de Astún, Candanchú y Formigal. Un proyecto sobre el que el Gobierno de Aragón ha mostrado de nuevo su apuesta en la reunión del Consorcio Urbanístico Canfranc 2000, integrado por la DGA, Suelo y Vivienda de Aragón y el Ayuntamiento de Canfranc. Por su parte, Chunta Aragonesista también critica “el empecinamiento del Gobierno de Aragón en seguir adelante con la unión de las estaciones”.

El diputado Joaquín Palacín reitera la rotunda oposición de CHA a este proyecto que califica de “bárbaro e innecesario” e insiste en que “cuando el Gobierno de Aragón adquirió la estación de Canfranc, no lo hizo, aunque así lo digan, porque confíe en la reapertura de la línea internacional, sino porque, como ya confesó Rudi, tendrá un papel central en el proyecto de unión de estaciones”.

IU subraya que el convenio en el que trabajan, además de incluir la modificación del PGOU de Canfranc y la determinación de los terrenos necesarios para el uso ferroviario futuro para la reapertura de la línea, prevé la planificación y gestión de un Plan de Interés General de Aragón para el desarrollo del proyecto de unión de estaciones de esquí que permita la implantación de un transporte por cable que preste servicios a los usuarios de las estaciones de Candanchú, Astún y Formigal.

Desde IU critican que el Gobierno de Aragón apueste por la unión de las estaciones potenciando la nieve como sector estratégico porque, consideran, “éste no debe ser el único recurso para dinamizar el desarrollo socioeconómico de la zona” y creen necesario “buscar otras alternativas económicas”. El portavoz de Medio Ambiente y de Obras Públicas de IU en las Cortes, Miguel Aso, tacha el proyecto de “erróneo” porque “demuestra la ausencia de un proyecto de desarrollo sostenible y de futuro para el Alto Aragón que, además, está basado en el mismo modelo que nos ha llevado a esta profunda crisis económica y conllevaría la destrucción de la Canal Roya”.

Para Aso, “el Gobierno de Aragón y el Consorcio deberían priorizar la reapertura de la línea internacional, porque esto sí que reactivaría y diversificaría la economía altoaragonesa, en lugar de destinar todos nuestros recursos a una actividad, ya de por sí sobredimensionada y que la experiencia reciente y la opinión de muchos expertos revela que ya está suficientemente desarrollada en cuanto a extensión”.

Comentarios