Sanidad ve "improbable" que el maliense ingresado tenga ébola

ébola ebola Monzón salida enfermo trajes

Tras las primeras exploraciones del ciudadano de Mali residente en Monzón ingresado este miércoles en el hospital zaragozano Royo Villanova, el equipo médico transmitía un mensaje de tranquilidad y apuntaba que “es posible pero no probable un caso de ébola”, ya que el contagio es muy difícil tal, y como se producía el proceso.

Audio sin título

Según explicaba el jefe de Medicina Interna del hospital, Juan Carlos Ferrando, el paciente llegaba estable, con muy poca fiebre (37’6 ºC), y pocos síntomas: ligero dolor de cabeza y de garganta. Tras ser sometido a un reconocimiento, y la posterior extracción de una muestra de sangre, se enviaban las muestras a Madrid. El resultado tarda unas 24 horas en conocerse (se espera que estén listos a mitad de esta tarde) y, en caso de que dé negativo, se efectuará un segundo análisis. Si da positivo se iniciaría el protocolo de confirmación.

Asimismo, se le van a efectuar pruebas de malaria. De hecho, ya ha comenzado el tratamiento vía oral para esta enfermedad y, como está estable, de momento no se le suministrará más medicación.

El paciente ingresaba a las 20.38h en el Royo Villanova tras llegar en la ambulancia del 061 medicalizada que lo recogía en su domicilio de Paseo San Juan Bosco de Monzón. El protocolo se activaba a las 14.10h, después de que el propio paciente explicara que presentaba fiebre, dolor de garganta y de cabeza y algo de malestar y que había estado unas semanas en Mali. Su propia llamada al centro de salud levantaba las sospechas de los sanitarios, lo que llevaba al departamento de Sanidad a poner en marcha el protocolo de ébola.

A las 18.15h, la ambulancia del 061 procedente del hospital zaragozano (el de referencia en Aragón para los casos de ébola) llegaba a Monzón, paraba unos minutos en el centro de salud para que los sanitarios se vistiesen con los trajes de protección especiales, y una hora después, volvía a la capital regional con el maliense.

El hombre vive con otras dos personas en su domicilio en Monzón, a las que se les ha pedido que se queden en casa y que se tomen la temperatura cada 48 horas.

Comentarios