"La huella aragonesa del Santo Grial", protagonista en la clausura del Ciclo FLA

José Antonio Adell

Con la presentación de la última novela de José Antonio Adell, “La huella aragonesa del Santo Grial”, se clausuraba el Ciclo FLA 2014, el programa de tertulias literarias con las que se han ido calentando motores de cara a la Feria del Libro Aragonés.

Audio sin título

En la Casa de la Cultura, ante un concurrido salón de actos, el escritor literano lograba sorprender a los asistentes desvelando algunos de los detalles del proceso de redacción de su último trabajo, que versa sobre el Santo Cáliz presente en la última cena, un tema muy vinculado a la provincia.

Según explicaba Adell, si bien es verdad que hay mucha literatura sobre este asunto, él quería profundizar en la parte histórica; quería saber cómo ocurrieron esos hechos. Y para ello, buceó en toda la información disponible, así como en las leyendas, e intentó dar salida a esta novela histórica, encajando las piezas como si de un puzle se tratara.

En la presentación, José Antonio Adell estuvo acompañado por Olga Asensio (miembro del equipo organizador de la FLA), la diputada provincial Elisa Sanjuán, y la alcaldesa de Monzón, Rosa Mª Lanau.

“La huella aragonesa del Santo Grial”

Fray Américo y fray Ponce, monjes del monasterio de San Juan de la Peña, reciben en el año 1105 el encargo de buscar en la biblioteca y archivo del cenobio toda la documentación que encuentre sobre el Santo Grial, que se custodia en dicho lugar, y relatar la historia de esta sagrada reliquia. El obispo de Huesca, Esteban, y el rey Alfonso I manifiestan gran interés en conocer el resultado de sus investigaciones.

Los monjes solo disponen de un plazo de nueve meses para entregar el manuscrito que recopile esta investigación. Sin embargo, por las noches, amparándose en la oscuridad y el silencio, ocurren hechos en la biblioteca.

Los descubrimientos son sorprendentes. Inician su crónica desde el mandato de San Lorenzo a Precelio para que entregue el Santo Cáliz a los cristianos de Osca hasta su ocultación en diversos lugares pirenaicos en la invasión sarracena. En el nuevo condado aragonés, que luego se convertirá en reino, es necesaria esta importante reliquia de la cristiandad.

El autor elabora de forma novelada, aunque apoyado en diferente documentación, el posible peregrinaje del Santo Grial por tierras aragonesas, una historia legendaria que va intrínsecamente unida a los orígenes de la cristiandad en este territorio.

Comentarios