Los comerciantes dan la bienvenida a la Navidad, con optimismo

mariano azón alfonso piedrafita

Numerosos comerciantes se daban cita, un año más, en la tradicional Cena del Comercio de Huesca, en esta ocasión renominada "Cena... de corazón", en la que, además de homenajear a Mariano Azón, comerciante jubiladoo este año, pasaban buenos momentos de charla, al tiempo que se presentaba la campaña navideña del comercio con la que, de nuevo, esperan desafiar a la crisis. La campaña de este año lleva por lema "Comercio de Huesca. El corazón de la ciudad".

El presidente de la Asociación de Comerciantes, Alfonso Piedrafita, recordaba que con esta cena se da el pistoletazo de salida a esa campaña navideña, que es la más importante del año para todos los comercios.

Piedrafita recordó que, a lo largo de este año, muchos asociados han sufrido las obras de reurbanización de la ciudad y sus consecuencias, aunque esperan que al final sea para bien. Esto, además, ha coincidido con, de nuevo, otro de los ejercicios más duros. Sin embargo, son optimistas de cara a la campaña navideña.

El momento emotivo de la noche llegaba cuando se rendía homenaje a Mariano Azón, de la Pescadería Pirineos, jubilado tras muchos años de trabajo al frente de su negocio, que afortunadamente tiene el relevo en una de sus dependientas. Azón se mostraba agradecido y recordaba su trabajo.

Además, Azón aconsejaba a los jóvenes que sigan trabajando duro, porque a pesar de las crisis, siempre habrá oportunidades.

Alfonso Piedrafita también agradecía a los comerciantes su implicación en las distintas actividades que han venido organizando. Recordaba a las autoridades que les mostrarán lealtad pero también exigencia, y agradecía a los oscenses que apuestan por su mudelo de comercio con calidad, cercanía, entrega y consejo próximo. Además, indicaba que van a presentar al ayuntamiento muchas iniciativas, y que van a escuchar a los oscenses.

El concejal de Servicios Generales, José Miguel Veintemilla, en representación del ayuntamiento de Huesca, indicaba que el pequeño comercio es muy importante, y recordaba que desde el consistorio están trabajando en un proyecto de ciudad, que va a suponer un antes y un después, por lo que alababa la capacidad de adaptación del comercio a las obras, que les trastornan el día a día. Resaltaba, además, el esfuerzo que se hace porque el comercio sea un sector de dinamización de la ciudad.

La cena contaba con el tradicional sorteo de regalos, y con la actuación del cuarteto The Pipelines.