Aprobado el protocolo para realizar el Plan Integral de descontaminación del Gállego

Río Gállego Galliguera

El Consejo de Gobierno ha aprobado el protocolo acordado entre el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Comunidad Autónoma de Aragón para fijar las líneas básicas de colaboración en la ejecución del Plan Integral de descontaminación del río Gállego. Un convenio marco que, según adelantaba el consejero Modesto Lobón, podría firmarse este mismo jueves. Será en dicha reunión donde se concreten aspectos importantes como es la financiación.

 

Un protocolo que incluye: la descontaminación de los espacios de los vertederos de Bailín y Sardas y en su caso, de los terrenos de la antigua fábrica de INQUINOSA, y en particular, la descontaminación de los suelos y aguas subterráneas del barranco de Bailín.

 

Se añade también la definición de los nuevos puntos de captación de agua, así como las actuaciones susceptibles de asegurar el abastecimiento alternativo de las localidades afectadas; y el estudio y actividades posteriores que permitan conseguir la adecuada calidad de las aguas del río Gállego y eliminar la contaminación existente, vital también para los regantes, señalaba Lobón. 

 

La concreción de las distintas actuaciones a realizar se definirá en los convenios que anualmente firmarán ambas administraciones con el correspondiente coste de ejecución, siempre de acuerdo con este marco de colaboración fijado.

 

Un plan que se suma a los ya realizados por el Gobierno de Aragón, en colaboración con los ministerios competentes en materia de medio ambiente, sobre el control de la contaminación en Sabiñánigo desde 1992, con diversas actuaciones de investigación, depuración de lixiviados, gestión de residuos, control de vertederos y aguas contaminadas en los acuíferos. 

 

Recordar que la contaminación de lindano entre 1975 y 1989 en Sabiñánigo dejó varios espacios profundamente afectados por el vertido de residuos peligrosos. Se estima que entre 70.000 y 150.000 Tm de diversos isómeros de HCH se vertieron en los tres emplazamientos principales sin las adecuadas condiciones de aislamiento por la empresa química Inquinosa.

 

Con todo, en el mes de septiembre de 2014 se detectó un incremento de los niveles de HCH en el río Gállego afectando al suministro de agua de boca en varias localidades que se abastecen de la cuenca del río y que presentaban, en las mediciones realizadas, niveles de lindano superiores a las aconsejadas, habiéndose determinado por Salud Pública la no aptitud del agua para consumo humano en seis municipios, que en estos momentos ya han recuperado la potabilidad.