Los propietarios de la Cartuja trasladan su pesar a DPH tras la inacción de DGA

La familia propietaria de la Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes, en Los Monegros, mantenía un encuentro este miércoles con el presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, para trasladarle la necesidad de actuar de forma urgente en la recuperación de este Bien de Interés Cultural, en especial “tras el desinterés manifiesto del Gobierno de Aragón en adquirir y mantener este conjunto monumental”.

Audio sin título
Audio sin título

Cabe recordar la reunión que tenían justo un día antes los colectivos sociales que defienden el cenobio con el director general de Patrimonio, Javier Callizo; encuentro del que arrancaban el compromiso de DGA de estudiar y analizar el informe de expertos impulsado por Apudepa.

Los propietarios confían ahora en la “buena predisposición” que les ha manifestado Cosculluela a la hora de atender la necesidad de actuar de forma urgente en aquellas actuaciones prioritarias, ya que el cenobio presenta un acusado deterioro. El presidente decía que “no podemos permitir que este referente del patrimonio altoaragonés caiga en el abandono por el desinterés de la administración”.

La familia considera que este tipo de actuación y con estos objetivos “sólo pueden llevarse a cabo desde una institución pública”. Además, su representante Alberto Borrás lo tiene claro, la titularidad pública garantizaría mayores posibilidades de promoción del territorio.

El presidente de DPH ha solicitado la documentación pertinente sobre el valor histórico y artístico del monasterio, y la cuantificación económica detallada del coste de las actuaciones más urgentes. Desde la institución provincial se estudiará y analizará la información que en este sentido se aporte para valorar en qué medida se puede actuar.

El encuentro entre ambas partes tenía lugar este miércoles. Alberto Borrás, como representante de la propiedad este monasterio, y Joaquín Ruiz como miembro de la Plataforma Salvemos la Cartuja explicaban a Antonio Cosculluela, la situación de deterioro que presenta este conjunto monumental, declarado Conjunto Histórico Artístico y BIC desde 2002.