Solo 4 millones de euros de los 400 necesarios para descontaminar el Gállego

El Ministerio de Medio Ambiente ha anunciado la dotación presupuestaria para afrontar la crisis del lindano en el Río Gállego. El convenio firmado por el Ministerio y la DGA viene dotado con 12 millones de euros, pero 8 se irán ya a pagar el abastecimiento alternativo de Villanueva de Gállego y solo cuatro se destinan a intervenir en Bailín. Nada hay para el cauce del Gállego, el segundo río de la provincia que seguirá con la carga de lindano que viene soportando desde que cerrara Inquinosa.

La intervención que anuncia el Ministerio en Bailín consite en la realización de trabajos que eviten que el agua de escorrentía acabe en el río Gállego y continúe contaminando el cauce.

Nada dice el convenio de intervenir en Sardas, en la planta de Inquinosa o en el cauce del río. Las dotaciones presupuestarias, en todo caso, quedan muy lejos de las estimaciones que se realizaron en la Consejería de Medio Ambiente el anterior mandato. Como recordaba el alcalde de Santa Eulalia de Gállego, José Antonio Casaucau, ese plan decía que se necesitan 400 millones de euros para descontaminar el Gállego; es decir, 100 veces más que lo que ha presupuestado el Ministerio.

Aun así, el secretario de estado, Federico Ramos, ha destacado la “rapidez para movilizar esos recursos” y “la colaboración entre las Administraciones para resolver el problema”.

Con carácter de emergencia, la CHE llevará a cabo tres tipos de actuaciones relacionadas con el seguimiento, control y corrección de la contaminación. En concreto, adquirirá un cromatógrafo de líquidos y masas para el análisis de las aguas; continuará con los trabajos de inspección, tomas de muestras y análisis; así como los trabajos de asistencia en la elaboración de expedientes y otros trámites.

Además, la CHE colaborará con el Gobierno de Aragón en la limpieza del barranco de Bailín para extraer los sedimentos con alto contenido en lindano y reducir, de esta forma, la carga que es arrastrada en las crecidas.

Por tanto, el convenio firmado, solo abordará una muy pequeña parte del problema. El propio Ministerio reconoce que una descontaminación integral llevaría consigo la intervención en los vertederos de Bailín y Sardas y, en su caso, los terrenos de la antigua fábrica de Inquinosa; el abastecimiento alternativo de las localidades afectadas; y la descontaminación del agua del Gállego en todo su cauce. Todo ello, supondría un desembolso superior a los 400 millones de euros, según los propios proyectos del Gobierno de Aragón.