Los deseos de los polígonos de Huesca para el próximo año

Los polígonos industriales de Huesca miran al 2015 con aspectos positivos que han mejorado, como la seguridad, o las inundaciones en algunas calles, pero también con necesidades. En la que coinciden Monzú, Sepes, La Magantina y La Encarnación es en la necesidad de fibra óptica. Necesitan mejor tecnología para todos los intercambios de datos que realizan, pero no se invierte porque no es lo mismo una zona residencial con miles de usuarios, que una industrial con decenas.

En el polígono Monzú quieren que se vigilen las caballerizas que han aparecido, ya que les costó mucho quitarlas, y ahora han vuelto. Un acceso directo al parking de camiones, y la mejora del aspecto del punto limpio, que usa jergones como valla y su imagen no es la mejor.

En el Sepes piden que se solucionen los problemas de inundaciones en la calle Artes Gráficas, el arbolado que toca líneas de alta tensión, y que se pinte la señalización horizontal de algunas zonas.

En La Encarnación piden una reforma para la calle Badalona, que consideran que beneficiaría a toda la ciudad. Una rotonda en esa calle con la de Alcañiz, para evitar los atascos. Su prolongación hasta la Intermodal por un lado, y por el otro hasta el acceso inacabado de PLHUS. Además piden mejoras en el alumbrado.

En La Magantina mejora de la iluminación, buscando una mayor eficiencia energética, habilitar en un solar plazas de aparcamiento enfrente del tanatorio, y vigilar la situación de la Casa de Coiduras, que está habitada y que tienen animales como gallinas, que están por la zona.

El transporte urbano no llega a los polígonos, pero entienden que no es rentable. Les gustaría llamarse parques empresariales en vez de polígonos industriales, porque su actividad va más allá que únicamente la industria.