La Junta Arbitral de Consumo de Aragón ha tramitado más de 750 solicitudes en el primer semestre de 2014

La Junta Arbitral de Consumo de Aragón ha recibido 758 solicitudes de arbitraje en el primer semestre de 2014. De ellas, 202 han sido presentadas a través de Oficinas de Información al consumidor comarcales y municipales y los servicios de Consumo, 9 por asociaciones de consumidores y 547 han sido presentadas directamente por los consumidores aragoneses.

Del total, 15 solicitudes no fueron admitidas a trámite, principalmente porque el reclamante carecía de la condición de consumidor final, requisito imprescindible para acudir al Sistema Arbitral de Consumo.

En los seis primeros meses de 2014 se han resuelto 572 Solicitudes de Arbitraje, de las que 167 lo han sido por mediación de la Junta Arbitral de Consumo de Aragón, esto es, logrando un acuerdo entre las partes en conflicto, sin necesidad de actuar un colegio arbitral.

Para la resolución de cada asunto por laudo se designa un órgano arbitral. Los órganos arbitrales colegiados, o “Colegios Arbitrales” están compuestos por tres miembros: un representante de la administración, un representante de las asociaciones de consumidores y un representante de las organizaciones empresariales. En este primer semestre de 2014 se han dictado 405 laudos arbitrales, decisiones que ponen fin al proceso con carácter ejecutivo y fuerza de cosa juzgada. El Laudo tiene el mismo valor y carácter que una Sentencia.

Desde el punto de vista de la resolución, 321 laudos han sido estimatorios, total o parcialmente de las pretensiones del consumidor; 79 desestimatorios y 5 conciliatorios. Asimismo, destacan los 400 laudos dictados por unanimidad del Colegio Arbitral y ninguno por mayoría o voto dirimente. La práctica totalidad de los Laudos se emitieron en menos de un mes tras la designación del órgano Arbitral (360, y en un periodo ligeramente superior al mes, 45).

Por sectores, de las 758 solicitudes presentadas la mayoría, un 64,9%, corresponde al sector de las telecomunicaciones (492), ello es consecuencia, no sólo del uso generalizado de la telefonía fija, móvil e Internet, sino también debido a la adhesión de las empresas más significativas de este sector al Sistema Arbitral de Consumo. Los servicios de interés general, luz y gas, (54) han sido el segundo sector más demandado. Otros sectores que generan reclamaciones significativas ante la Junta son la informática y electrónica (31) y los muebles (24).

La Junta Arbitral de Consumo de Aragón

El sistema arbitral de Consumo es una vía extrajudicial de resolución de conflictos surgidos entre los dos protagonistas del consumo: el consumidor o el usuario y el empresario, comerciante o prestador de servicios. Este sistema permite a las dos partes en conflicto, en el menor tiempo posible, resolver sus diferencias sin gastos y sin la necesidad de acudir a los tribunales de Justicia.

La Junta Arbitral es un servicio gratuito adscrito a la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón, que se consolida como una alternativa a la vía judicial en los conflictos relacionados con los derechos de los consumidores. El arbitraje está basado esencialmente en la voluntariedad de las partes, que aceptan someterse a la decisión de un tribunal de Arbitraje (o Colegio Arbitral) compuesto por tres miembros, representantes de las asociaciones de consumidores, de las organizaciones empresariales y de la Administración.

Cuenta con un censo con 4.128 establecimientos, profesionales y empresas adheridas que ofrecen a sus clientes la garantía del Arbitraje de Consumo ante posibles disconformidades que pudieran surgir en la venta de bienes o prestación de servicios; habiéndose adherido 107 empresas en el primer semestre de 2014 (principalmente fruto de la campaña de promoción del sistema arbitral de consumo en todo el territorio aragonés). Por ello, el Logotipo de Adhesión al Sistema Arbitral de Consumo está reconocido como un símbolo de calidad en el comercio y los servicios.

El Director General de Consumo, Sergio Larraga Martínez, anima a los empresarios y profesionales de la Comunidad Autónoma a la adhesión al Sistema Arbitral de Consumo; la incorporación al sistema les va a otorgar un plus de calidad, discriminándoles positivamente en el mercado, ya que ostentar el distintivo implica garantía y confianza en sus productos y servicios, que puede redundar en una mejor imagen y generar una retroalimentación y fidelización de consumidores y usuarios.