57.000 árboles y plantas para repoblar los municipios de la provincia

La Campaña de árboles y arbustos de la Diputación de Huesca abre la fase en la que los Ayuntamientos altoaragoneses pueden recoger los ejemplares que han solicitado en las instalaciones del Vivero Provincial. Este año la DPH ha puesto a disposición de los ayuntamientos y otras entidades locales de la provincia, a un precio simbólico, un total de 57.452 ejemplares de más de 180 especies diferentes de árboles, arbustos y plantas aromáticas para repoblar los entornos y adornar los parques y jardines de los municipios altoaragoneses.

En esta campaña, la especie de la que hay un mayor número de unidades disponibles es el ciprés, tanto el común como el arizónica, con 3500 ejemplares cada uno, seguida de las hayas, con 2400 ejemplares, los aligustres de seto y los rosales silvestres, con 2000 cada uno, y los pinos carrascos, con 1500. También hay numerosas adelfas, carpes y fresnos, entre otros.

De todos modos, el Vivero Provincial tiene a su disposición un servicio de asesoría técnica que orienta a los municipios sobre las especies más adecuadas según las zonas que se pretenden remodelar, y también informa sobre los cuidados y mantenimiento de las plantas, así como sobre los aspectos estéticos y ornamentales.

A día de hoy una treintena de entidades ya lo han hecho, y son las que podrán ir pasando a retirarla desde mañana, 10 de diciembre.

El plazo para solicitar estos árboles y plantas se prolongará mientras haya disponibilidad de ejemplares. Una vez formalizada la petición, que se atiende por orden de llegada, el encargado del Vivero indicará la fecha en que se podrá pasar a retirar la planta solicitada. El horario para hacerlo es de lunes a viernes, de 8 a 14 horas, en el Vivero Provincial, que está situado en la Carretera de Arguis, en las inmediaciones de la capital altoaragonesa.

El proceso hasta que los árboles llegan a los municipios altoaragoneses

Esta campaña es posible gracias a la labor que se realiza durante todo el año en el Vivero Provincial. Sus instalaciones son testigo de todo el proceso de desarrollo de diversas especies vegetales, que comienza con la manipulación de las semillas. Básicamente se trabaja con plantas ornamentales que se siembran en invierno, se dejan germinar unas tres o cuatro semanas aproximadamente, se cultivan durante cinco o seis meses y, posteriormente, se trasplantan a la maceta o al campo.

Más tarde, en primavera, se trasladan las plantas al exterior para que alcancen la madurez. Algunas de ellas se plantan en el campo, donde se dejan los años que haga falta, en función de las necesidades de cada especie. El final de este proceso se encuentra en el momento en el que esas plantas pasan a manos de los ayuntamientos y forman parte del arbolado urbano de la provincia.