Una biografía de León Abadías estrena una colección del IEA

El IEA ha publicado el primer volumen de una colección de Altoaragoneses, que tendrá un libro cada año, y que se estrena con la biografía de León Abadías, pintor, escritor y profesor oscense del Siglo XIX, entre otras disciplinas. Este libro ha sido escrito por Fernando Alvira, el propio director del IEA, con colaboraciones como la de José Domingo Dueñas.

Es una colección dedicada a difundir, de forma accesible y amena pero sin pérdida de exactitud científica, las biografías de figuras destacadas de la historia del AltoAragón, enmarcadas en su época y acompañadas de un cuidado álbum de imágenes. El comité editorial de la colección lo componen, además de Carlos Garcés Manau: Carlos Laliena Corbera, Natalia Juan García, Myriam Martínez Iriarte y Alberto Sabio Alcutén.

El primer libro era presentado en La Confianza, cuyas obras del techo fueron pintadas por el propio León Abadías. El próximo volumen en 2015 será sobre Manuel Sender, alcalde fusilado en la Huesca republicana. El IEA celebra este 2014 su 65 aniversario.

León Abadías de Santolaria (Huesca, 1836 – Córdoba, 1894) es uno de los oscenses más relevantes del siglo XIX. Catedrático de Dibujo y pintor de paisajes, bodegones y retratos, sus excelentes decoraciones siguen presentes en algunos techos y paredes de edificios públicos y privados tanto de Huesca como de Córdoba. La preocupación por la enseñanza del dibujo y por su obligatoria implantación en todos los niveles oficiales de estudio de España va pareja en sus escritos con una encendida defensa de la religión y la moral católicas.

Consecuente con sus ideas, su negativa a jurar la Constitución del 69 y los problemas de financiación de las cátedras de Dibujo lo separarían del Instituto oscense y, tras un auténtico paréntesis en el que se sumó a las fuerzas carlistas para participar en la tercera guerra como dibujante de campo y retratista de Carlos VII, retomaría el ejercicio de la docencia en Córdoba. Su alejamiento de la ciudad natal los últimos años de su vida no le impedirá seguir en contacto permanente con la actividad cultural de Huesca.