“Mártires de la Libertad”, un parque y un monumento a los represaliados en Huesca

Parque de Las Mártires

La casualidad quería que en el 84 aniversario de la sublevación de Jaca tuviera lugar en Huesca la inauguración del parque “Mártires de la Libertad”, un nuevo espacio verde para la ciudad que es a su vez un monumento. Son en total 3 hectáreas de caminos y zonas para el esparcimiento, que tiene un centro de atención: una gran pirámide que recuerda a esos “mártires de la libertad”.

El cerro, en el que hasta hace unos meses había un asentamiento chabolista, es ahora un lugar para la diversión pero también para el recuerdo, de los más de 500 represaliados entre 1936 y 1945. Todo tras un importante trabajo de investigación histórica. La alcaldesa de Huesca, Ana Alós, destacaba en el acto la importancia de este parque para recordar sucesos que “jamás se deberían repetir”

Carlos Escartín, presidente del Círculo Republicano “Manolín Abad” de Huesca, hablaba de saldar una cuenta “a la desmemoria, tergiversación y manipulación histórica” con todos aquellos que perdieron su vida por defender la legalidad republicana y la libertad. También recordaba a los ciudadanos que fueron víctimas de “represión, tortura y cárcel”.

El conjunto monumental arranca en su parte inferior desde el interior de un "vacío" troncopiramidal invertido, y a través de la ladera, mediante unas gradas, asciende hasta su coronación construida con 545 prismas de piedra de Fiscal en forma de pirámide escalonada. 

El interior de la pirámide monumental cuenta con un aljibe de 8.500 litros para regar por goteo, también se han instalado dentro de la pirámide las bombas y cuadros eléctricos necesarios para el alumbrado y el riego.

En cuanto al parque, es el primero de Huesca con riego inteligente, gestionado desde un ordenador central con un sistema de control remoto y apoyado con la información que aporten dos sensores de lluvia. Desde el área de Medio Ambiente se han mantenido las especies de árboles ya existentes en el cerro y se han incorporado otras representativas del ecosistema de La Hoya.

Para evitar la erosión del suelo y aprovechar el agua de la lluvia, hay una completa red de drenaje. Además se han utilizado técnicas de bioingeniería para consolidar y estabilizar los taludes. Por lo escarpado del terreno, se ha creado además en el parque un circuito deportivo de 1.000 metros. Hay además dos zonas de escalinatas de hormigón armado para salvar los desniveles que hay en la red de caminos.