Nuevas prohibiciones de beber agua del Gállego por Lindano

El último caso es el de Marracos con contaminación otra vez por lindano en el agua de boca y prohibición de hacer uso de ella. Situación que reactiva la alarma social y según el movimiento LindaNO pone en cuestión las medidas tomadas por las administraciones implicadas. Denuncian que sanidad sigue sin hacer públicos los resultados del plan de vigilancia de las aguas de consumo.

Esta situación se está dando desde el pasado viernes 12 de diciembre, la concentración del pesticida supera el límite legal establecido según la directiva relativa a la calidad del agua de consumo con una concentración de 0,11 microgramos por litro.

Añaden que la evidente incapacidad a controlar la contaminación pone en duda la eficacia de los filtros de carbono instalados en todos los pueblos afectados y a la salida del barranco de Bailín. La DGA lanza constantes mensajes tranquilizadores que no hacen más que minimizar el problema en lugar de solucionarlo. Tres meses después del inicio de la crisis del lindano y millones de euros invertidos en medidas urgentes y muchas promesas de convenio, la realidad demuestra que las soluciones aportadas no contienen la contaminación desencadenada por las obras de traslado de Bailín.

El movimiento recuerda que se siguen desconociendo los resultados del plan de Vigilancia de las aguas de consumo para el mes de agosto. Inés Dewulf, vecina de Biscarrués lanza: “Según los datos disponibles en la Confederación Hidrográfica del Ebro, el 16 septiembre, días antes de la primera alarma sanitaria, el nivel de lindano ya supera en 7 veces el nivel permitido para agua de boca en la acequia de la Urdana, a las puertas de Zaragoza. ¿Realmente nos hemos de creer que esta misma agua que bajó semanas antes de Sabiñánigo a Zaragoza era apta al consumo? Resulta curioso que la Administración sanitaria sigua sin hacer públicos los resultados de agosto. “