El Jaime Casas de Monzón, ganador del Campeonato de Aragón de ajedrez relámpago por equipos

Jaime Casas equipo ajedrez

Muy buena actuación de los altoaragoneses en el Campeonato de Aragón de Ajedrez Relámpago por Equipos, encabezados por el Jaime Casas que hizo bueno el pronóstico y consiguió vencer por primera vez en la historia del torneo. Con este triunfo, los jugadores del Jaime Casas han completado un año 2014 con el pleno de títulos: empezaron en enero con la Copa Delegación, siguió el Campeonato de Aragón, el Campeonato Provincial de Ajedrez Relámpago, el Campeonato de España de Segunda División y ahora el Campeonato de Aragón de Ajedrez Relámpago.

Sin duda, el fichaje del número 1 aragonés, Daniel Forcén, les ha dado el salto de calidad que necesitaba una plantilla ya muy completa con la mayoría de Maestros Internacionales aragoneses. El domingo el Jaime Casas ganó los 9 encuentros y se destacó en solitario muy pronto, completando el podium el Stadium Casablanca y el Caissa, con 7 triunfos cada uno.

El Jaque hizo un gran torneo acabando en cuarta posición. El siguiente equipo de la provincia fue L’Aurora Estadilla que acabó en un excelente sexto puesto. La clasificación del resto de altoaragoneses fue: S.M.A. Barbastro 20º, Jaime Casas B 23º, Monzón B 26º, Sabiñánigo 27º, Monzón A 31º, Casino Sariñena 34º y Fraga 37º de un total de 52 equipos participantes en esta auténtica fiesta del ajedrez.

Seguidamente se celebró la comida fin de temporada de la FADA, donde además de entregarse los trofeos, se distinguió a los jugadores y clubes que han destacado a nivel nacional. Entre ellos, María Eizaguerri como campeona de España sub 10, José Escartín, tercer clasificado en el Campeonato de España sub 10 rápido, Daniel Forcén, subcampeón de España universitario y el equipo Jaime Casas como campeón de España de Segunda Categoría.

En su discurso, el Presidente, José Luis Pellicer destacó el gran año deportivo y reiteró la histórica demanda del ajedrez aragonés de una sala de juego de referencia. Esta carencia de una sola instalación sitúa al ajedrez aragonés en desventaja no solo con el resto de deportes, sino también con el ajedrez de comunidades vecinas.