La DPH entrega la Medalla de Oro a Cruz Roja por su compromiso con el Alto Aragón

Antonio Cosculluela Francisco Barreña Medalla Oro

Un acto sencillo, en la Sala Saura de la DPH, ha servido para hacer todavía más grande la labor que viene desarrollando Cruz Roja en la provincia desde hace más de 120 años. Entidad social que este martes recibía la Medalla de Oro, máxima distinción otorgada por la DPH. Galardón con el que se le reconoce su labor humanitaria, entrega y dedicación de los voluntarios y trabajadores que han pasado por la entidad desde su fundación en 1896.

El presidente de la institución provincial, Antonio Cosculluela, en su discurso, hacía referencia a los casi 3.000 voluntarios que Cruz Roja tiene en la provincia. Un homenaje a todos ellos, a la dedicación altruista de su tiempo personal para tender una mano a los más débiles. Una labor que, señalaba, la DPH apoya y seguirá apoyando, a pesar de no tener competencias en materia social.

Francisco Barreña, presidente de Cruz Roja en Huesca, mostraba su satisfacción por este reconocimiento. Todo un honor y, a su vez, una responsabilidad de cara a seguir atendiendo las necesidades de la sociedad altoaragonesa, especialmente de aquellas personas que más lo necesitan.

Entidad que “ha demostrado su espíritu abierto y colaborador”, y que se ha convertido en “una compañera de vieja necesaria para la Diputación” con la que viene colaborando en distintos proyectos. Uno de ellos, recordaba Cosculluela, la teleasistencia domiciliaria que se viene prestando desde hace más de dos décadas en una provincia con una población envejecida y dispersa.

Y recordaba las más de 500 personas con discapacidad que precisan un transporte adaptado; el programa de comidas elaboradas con reparto a domicilio para mayores; o los programas de lucha contra las toxicomanías, una lacra personal, familiar y social. También se ponía en valor el trabajo que los voluntarios desempeñan en mantener el orden y asumiendo labores de socorro y atención médica en todo tipo de eventos deportivos y culturales.

El acto contaba con la presencia de una nutrida representación política. Además de autoridades locales, comarcales y provinciales asistían representantes de diferentes entidades sociales de la ciudad, a quien Francisco Barreña también dedicaba unas palabras de cariño.