Ecologistas en Acción se opone a la construcción de una granja de porcino en las inmediaciones del Sifón del Sosa

En un escrito dirigido a la alcaldesa de Monzón, Ecologistas en Acción realiza una serie de alegaciones para oponerse al proyecto que pretende instalar una explotación porcina con capacidad para 1999 plazas, en el polígono 16 parcela 253 de Monzón. El argumento común de todas las objeciones es el incumplimiento de las distancias mínimas exigidas en distintos reglamentos. Por ello, solicitan al consistorio que no conceda la licencia municipal para la instalación de dicha explotación.

Según argumentan, el proyecto no cumple las distancias mínimas reguladas por el Decreto 94/2009 de Directrices sectoriales sobre actividades e instalaciones ganaderas (un mínimo de 1000 metros para Bienes de Interés Cultural y 500 en el resto), ya que se ubicaría a unos 130 metros del Sifón del Sosa y a unos 60 del Molino de la Ortilla; ambas construcciones –apuntan- están catalogadas como de protección integral en el PGOU de Almunia de San Juan.

El PGOU de Monzón regula que cuando los edificios catalogados se ubiquen en suelo no urbanizable, se delimita un entorno de protección (100 m. alrededor) con la calificación de suelo no urbanizable especial, que prohíbe, por tanto, cualquier edificación en ese radio. En opinión de la asociación ecologista, si esa limitación existe para edificaciones catalogadas por el PGOU de Monzón también debe aplicarse cuando en el límite del término municipal se encuentren edificios catalogados por otro municipio, como es el caso del Molino de la Ortilla en Almunia de San Juan.

Indican, además, que el proyecto que se ubicaría en zona de policía del río Sosa estaría sujeto a autorización de la Confederación Hidrográfica del Ebro, debiéndose además estudiar la posible inundabilidad de los terrenos y su sujeción a las distancias reglamentadas por la legislación de Aguas.

Por otro lado, también ponen en duda el cumplimiento de la distancia a otras granjas de porcino, pues en un radio de 980 m. (la legislación marca 1000m) se haya una explotación porcina (en el Polígono 16, parcela 322) que recientemente ha sido autorizada para la ampliación de la explotación porcina de 4500 a 5275 plazas de cebo.

Denuncian que tampoco se cumplen las distancias relativas a la zona de esparcimiento y recreo de la naturaleza ubicada junto al sifón del Sosa, ya que la legislación marca 200 m. de distancia mínima y el proyecto se ubicaría a 150 m. Además, creen que se produciría un impacto de primer orden en la zona de campo visual del camino de Santiago que discurre por encima del Sifón.

Por todo ello, -concluyen- la ubicación del proyecto en un entorno donde se mezclan los elementos arquitectónicos, el paisaje agrícola tradicional con huertas de ribera y campos de secano, el paisaje fluvial y las formaciones naturales de arenisca, supondría un importante impacto paisajístico y una pérdida de valores ambientales y culturales inasumible.