Aragón incorporó en 2014 más de 5.600 hectáreas de monte certificadas

La Comunidad Autónoma de Aragón incorporó a su catálogo de montes certificados 5.673 hectáreas a lo largo de 2014, según datos aportados por la Dirección General de Gestión Forestal del Departamento de Agricultura, ganadería y medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

A fecha de hoy, se encuentran certificadas en Aragón 55.826,44 hectáreas. El Certificado de Gestión Forestal Sostenible lo gestiona la Entidad Aragonesa Solicitante de la Certificación Forestal PEFC (ARACERT) y en él se incluyen montes tanto públicos como privados de las tres provincias aragonesas.

A lo largo del año se han incorporado ya con el sello de sus respectivas certificaciones dos montes de la provincia de Teruel y un tercero de Huesca. En la provincia de Huesca la certificación El Vedado, en el municipio oscense de Arén, con casi 92 hectáreas.

Encabeza el listado de certificaciones la Mancomunidad Forestal Ansó-Fago (24.428 hectáreas). Le sigue la certificación otorgada a Hecho, con 18.870 hectáreas. Por encima de las 1.000 hectáreas certificadas se encuentra montes en los términos zaragozana de Añón del Moncayo (4.459 hectáreas) y Purujosa (1.000 hectáreas). En total, el número de montes adscritos a la entidad certificadora es de 14.

Para garantizar la implantación de un sistema de gestión forestal sostenible, la herramienta más potente con la que cuenta la política forestal actual es la certificación forestal, proceso voluntario que garantiza que la gestión de una superficie forestal cumple unos criterios de sostenibilidad que se miden a través de una serie de indicadores.

Entre los diversos sistemas de certificación, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón apostó en su momento por la implantación de la Certificación Forestal bajo el sistema PEFC (Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal).

Para la consecución de este certificado pueden adherirse superficies forestales de propietarios tanto de gestores públicos como privados siempre y cuando las estas superficies cuenten con un plan de gestión.

Comentarios