'Al final de la carretera' llega a Barbastro con rostros muy conocidos de la televisión

al final de la carretera teatro barbastro

La agenda cultural del primer trimestre del año en Barbastro cuenta entre sus nombres más destacados con el de la actriz Melani Olivares, que visita Barbastro el próximo viernes, 16 de enero, para protagonizar, junto con Manu Baqueiro, Marina San José y Raúl Peña, la comedia ‘Al final de la carretera’ a las 22:30 en el Centro de Congresos.

La compañía Txalo Producciones desembarca en Barbastro con una de sus obras más aclamadas, ‘Al final de la carretera’. Las entradas ya pueden reservarse en el Área de Cultura del Ayuntamiento de Barbastro, a través del teléfono 974316959 y del correo entradas@barbastro.org. Podrán adquirirse los días 13, 14 y 15 de enero en la taquilla del centro de Congresos de 19:00 a 20.30 horas a 14 euros y dos horas antes de la función por un euro más.

‘Al final de la carretera’ reúne en escena a cuatro rostros habituales del panorama televisivo nacional para representar esta obra de Willy Russell en versión de Juan Carlos Rubio. Una de las protagonistas de la mítica serie ‘Aída’, Melani Olivares, comparte protagonismo con Manu Baqueiro, conocido por interpretar el personaje de Marcelino en las series ‘Amar en tiempos revueltos’ y ‘Amar es para siempre’. El elenco de esta divertida comedia lo completan Marina San José (‘Hermanas’, ‘Gran Reserva’) y Raúl Peña (‘La República’, ‘La señora’, ‘Compañeros’).

Gabriel Olivares dirige esta obra que comienza cuando Rafa cumple cuarenta años y su mundo se desmorona. ¿Cómo escapar de esa vida “perfecta” que has construido? Mujer, hijo y chalet adosado con jardín. Todo ideal ¿o no? La visita de sus disparatados vecinos, maravillosamente integrados en la mentira de la sociedad, y la insistencia de su mujer en que cumpla con sus obligaciones serán la gota que colma un vaso ya a punto de rebosar desde hace tiempo.

A lo largo de una intensa y caótica noche los cuatro personajes protagonistas irán poniendo las cartas sobre la mesa hasta asumir, no sin resignación, que aunque no tengas la vida que habías soñado quizá la que te ha tocado en suerte no sea tan mala como creías.

Comentarios