CGT denuncia el cierre, durante dos días, de una unidad del psiquiátrico

Desde la sección de sanidad del sindicato CGT denuncian el cierre, durante la tarde y la noche del pasado 24 de diciembre y la mañana del 25, de la unidad de media estancia del centro psicosocial Santo Cristo de los Milagros de Huesca. Esta circunstancia, explican desde el sindicato, supuso falta de consideración con los pacientes y trabajadores afectados. Por ello piden la dimisión de los responsables.

Se actuó con precipitación, aseguran, “sin tener en cuenta que la Unidad de Medias Estancias (UME) es una unidad especializada que atiende a personas con TMG 24 horas 365 días al año, que es un eslabón esencial en la red de Salud Mental y no se puede cerrar como se cierra una planta de un hospital general reagrupando camas”.

Olga Berenguer, Secretaria de Organización de C.G.T.-Sanidad relata los hechos de la siguiente forma:

El pasado 23 de Diciembre de 2014 la supervisora de Recursos Humanos comunica telefónicamente al personal el cierre durante esas horas de la UME, debiendo pasar paciente y personal al edificio de larga estancia. El día 22 había ingresado un paciente con quien no se tuvo la consideración y acogida adecuada a su ingreso en una Unidad de Media Estancia, explican.

Este hecho, con el que se podría estar de acuerdo, si los criterios fueran optimización de recursos, tanto humanos como económicos, y mejor gestión, pierde toda legitimidad, cuando no logra ninguno de los objetivos mencionados con estas medidas precipitadas y arbitrarias tomadas desde la dirección del centro porque

No supuso ahorro energético pues el edificio debe permanecer abierto por razones de seguridad, así como las luces nocturnas y la calefacción

El paciente no pudo ser atendido de forma adecuada, pues aunque para los profanos en el tema, pueda parecer lo mismo, los pacientes no se encuentran en la misma etapa de la enfermedad y ni las terapias son iguales en una Unidad que en otra.

El personal sanitario fue utilizado para dar fiestas al personal del otro pabellón, mediante sorteo arbitrario también de la Supervisora, que les privó de la remuneración económica que por turno les correspondía. El personal trasladado de la UME no era conocedor ni de la ubicación del material adecuado para una correcta asistencia, ni de los pacientes de los que se debía hacer cargo.

Comentarios