España perfora el Pirineo en busca de gas

Repsol y una multinacional de matriz canadiense mantienen vivos sus proyectos de investigación en busca de yacimientos de gas natural en el tramo aragonés de esta gran cordillera según ha publicado el diario ABC

Dos grandes compañías de hidrocarburos siguen, según informa Roberto Peréz, hurgando en las entrañas del Pirineo en busca de yacimientos de gas natural que les abran nuevas oportunidades de negocio. Son los dos únicos programas de investigación de hidrocarburos que se mantienen vivos en Aragón, una tierra que hace varias décadas ya dio con una bolsa de gas natural en el Pirineo, en la zona oscense de Serrablo, cuyo núcleo central es la localidad de Sabiñánigo. Aquel yacimiento llegó a explotarse comercialmente, pero sus rendimientos fueron menores de los esperados porque las reservas se agotaron antes de lo previsto. Duró un decenio, desde 1981 hasta principios de los 90.

Ahora se buscan nuevos yacimientos que sean económicamente viables. De momento, las investigaciones no han revelado datos concluyentes, pero siguen adelante.

Según han indicado fuentes del Gobierno aragonés, hoy por hoy son solo dos los proyectos de investigación que están en vigor. Uno de ellos se denomina «Berdún». Se localiza en la zona pirenaica de la comarca de Jaca. Desde mediados de 2011, la compañía Repsol, a través de su sociedad Repsol Investigaciones Petrolíferas, realiza sondeos en un área de 75.850 metros cuadrados, la extensión para la que recibió autorización por parte del Gobierno regional. La empresa ha encarado ya su cuarto año de prospecciones, que abarcan estudios geológicos, sísmicos, geoquímicos y ambientales en esta zona. El permiso de investigación se le concedió para seis años, así que podrá prolongarse hasta el 2017. Hasta el momento, Repsol ha invertido unos tres millones de euros en este programa de sondeos y análisis en busca de gas natural en la Jacetania.

El otro proyecto de investigación que sigue en marcha se denomina «Carlota». Se localiza en el término municipal de Graus. Los sondeos los promueve la empresa Pyrenees Energy Spain S.A., vinculada a una compañía canadiense. El permiso que le concedió el Gobierno aragonés se ha visto interrumpido ante la necesidad de tramitar la declaración de impacto ambiental, a partir de la documentación que se le requirió a la empresa. Los trámites administrativos siguen adelante, y también este otro proyecto de investigación de hidrocarburos que consiste en volver a indagar en un pozo que se abrió hace 50 años. En aquella ocasión las prospecciones no dieron resultado, pero ahora se intenta de nuevo con la ayuda de tecnologías más avanzadas.

Intentos fallidos en los años 60

Este pozo es uno de los varios que perforó a mediados de los años 60 del siglo pasado la Empresa Nacional de Petróleos de Aragón. Hacía décadas que se conocía el potencial geológico del Pirineo aragonés para contar con reservas subterráneas de hidrocarburos, y a mediados del siglo XX surgieron iniciativas empresariales en busca de esos recursos. Sin embargo, los planes de la Empresa Nacional de Petróleos de Aragón no dieron sus frutos y en 1967 abandonó las prospecciones.

Actualmente, la búsqueda de gas natural ha de hacerse en Aragón únicamente por métodos convencionales, ya que la controvertida técnica de la «fractura hidráulica» o «fracking» no se permite en la Comunidad autónoma. El 22 de noviembre de 2012, las Cortes regionales acordaron no permitir proyectos que utilizaran esas técnicas, y las solicitudes que habían presentado diversas empresas ante el Gobierno aragonés quedaron paralizadas.

Comentarios