Llega el primero de los juicios por los disturbios del “Tumbao”

El tribunal de menores de Huesca juzgará este viernes la implicación de un menor de edad en la paliza que, presuntamente, le propinaron una serie de individuos a un vecino de Huesca de nacionalidad ecuatoriana, al que golpearon hasta dejarlo inconsciente. Por otro lado, sigue en fase de instrucción lo referente a la participación en esa paliza de tres hombres mayores de edad, un proceso que terminará, si el juez así lo determina, en un juicio distinto.

Referente al juicio de este viernes, la defensa del acusado y la fiscalía han llegado a un acuerdo, de manera que el menor, a punto de cumplir ya los 18 años, se declara culpable y asume una pena de dos años recluido en un centro, aunque dicha condena puede ser conmutada por otra de libertad vigilada por el mismo período de tiempo.

Otra cosa es la indemnización que el acusado deberá pagar a la víctima. En ese apartado no hay acuerdo, de manera que la acusación particular solicita más de 850.000 euros por las graves secuelas que le dejó a la víctima la paliza que le propinaron, entre otros, el menor juzgado el viernes.

En concreto, los informes del forense hablan de gravísimas lesiones. Solo los detalles de las mismas ocupan medio folio.

El resultado de la paliza para la víctima es la incapacidad total para desarrollar cualquier tipo de trabajo, la imposibilidad de llevar una vida independiente y el haber perdido buena parte de la memoria, incluido el episodio que le tocó vivir en el denominado Bar Tumbao.

La vista de este viernes, no deja cerrado el caso Tumbao. Está pendiente el enjuiciamiento de tres personas, estas ya mayores de edad, que en un primer momento fueron detenidas en relación a la paliza al ciudadano ecuatoriano. La fase de instrucción está en su recta final y a apunto de que el Ministerio Fiscal presente su escrito definitivo.

El problema para conocer lo que realmente ocurrió en el interior del Tumbao es que no está siendo fácil conseguir una identificación de los autores de la paliza. La víctima no recuerda lo ocurrido, y los testigos no están ayudando a aclarar lo que pasó.

De todos modos, no fue este el único disturbio que tuvo lugar en el mencionado establecimiento y en sus aledaños. En las siguientes semanas a la paliza que se juzga este viernes, tuvo lugar una riña y una serie de agresiones a miembros de la Policía Nacional y Local, algo sobre lo que también deberá pronunciarse la justicia.

Comentarios