La Coruñesa cambia de ubicación para poder ampliar su negocio

La empresa oscense La Coruñesa, creada en 1922, ha inaugurado su nueva sede, situada en el Polígono Monzú. Hasta la fecha estaban ubicados en el polígono de las Harineras pero la imposibilidad de ampliar en ese espacio les ha obligado a salir de ese entorno, explica su gerente José Luis Lasierra. El desarrollo urbanístico de las Harineras, dice Lasierra, está paralizado debido a la situación económica y, por tanto, para poder ampliar han tenido que buscar otra ubicación, ya que en la anterior, además, estaban “encorsetados” entre otras naves.

Barajaron distintas opciones, incluso una fuera de Huesca, pero la buena disposición del Ayuntamiento, dice, hizo que al final se decantaran por el polígono Monzú. También valoraron el traslado a Plhus pero finalmente la elegida fue la que más les convenció.

La Coruñesa cuenta en la actualidad con 22 trabajadores. Con esta ampliación, esperan aumentar a medio plazo la plantilla en 4 o 5 personas y crecer en distribución hacia la provincia de Zaragoza.

La Coruñesa se dedica a la distribución de pescado y marisco fresco, además de congelados seleccionados. En 1981, La Coruñesa cambió de propiedad y fue adquirida por una sociedad de profesionales oscenses del sector, que se unieron para aunar fuerzas en el área de la distribución. En la actualidad, la sociedad ha visto la necesidad de dar un paso más en la mejora del servicio a sus clientes y en la expansión de la empresa por el territorio aragonés, tomando la decisión de crear esta nueva sede.

Entre los clientes de La Coruñesa figuran más de 1.000 profesionales, comercios y restaurantes, hoteles y empresas de catering, supermercados, hospitales, colegios y otros colectivos. Su facturación en 2014 fue de 6’05 millones de euros, con 988.000 kg de producto vendido.

Con la nueva sede, doblan el espacio disponible para su actividad con más de 1.200 metros cuadrados y una inversión de 1’5 millones de euros.

El acto de inauguración de este lunes estaba presidido por Arturo Aliaga, consejero de Industria del Gobierno de Aragón. También contaba con la presencia de Ana Alós, alcaldesa de Huesca, y otros representantes institucionales y de asociaciones, clientes y colaboradores.

Comentarios