La Catedral de Huesca luce un retrato de Santa Teresa, donado por su autora Teresa Ramón

La Catedral de Huesca luce, desde hace unas semanas, un lienzo de Santa Teresa de Jesús, pintado y donado por Teresa Ramón. En este Año Teresiano, la Santa Iglesia Catedral es uno de los templos elegidos para peregrinar y obtener la indulgencia, por lo que consideran importante que exista una imagen de esta advocación en su interior. El cuadro luce junto al altar mayor pero estará en la capital oscense de forma temporal ya que el deseo de la autora es que sea donado al Papa Francisco a través de la Diócesis de Huesca, una cuestión que ya está en trámites.

Teresa relata que terminó la obra el 19 de abril de 2014, un día antes de caer en coma por una enfermedad, que la dejó en una situación que parecía irreversible y de la que se ha recuperado sin secuelas. Tras este trance, del que todavía se está reponiendo, y aprovechando el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, la autora ha entregado este retrato espiritual de la santa al Obispado de Huesca. Su deseo es que la obra permanezca temporalmente en la Catedral de Huesca y, posteriormente, se envíe a su Santidad el Papa Francisco, a través de los medios oportunos.

Actualmente la Catedral cuenta con un lienzo de esta santa, del pintor Vicente Berdusán, en la capilla de San Joaquín, pero está muy deteriorado. Por ello, se ha aprovechado este cuadro de Teresa Ramón para exponerlo en la Catedral durante un tiempo.

En cuanto al contenido del lienzo, la autora comenta que decidió pintar este retrato imaginario porque le llamó la atención “la espiritualidad de la figura de Santa Teresa de Jesús, tanto en el aspecto más místico como en el más realista”. En el rostro ha querido reflejar distintos momentos de sacrificio y lucha que llevó a cabo, por ejemplo, contra la santa Inquisición o la reforma de Carmelo. Los rectángulos que hay en la parte inferior del cuadro hacen alusión a “las moradas”, que fue el título del último libro que escribió la santa. El rojo representa la unión con Dios, que ha querido resaltar más con la inscripción en inglés: ‘He's my King’ (Él es mi rey). Además subraya que ha escogido el inglés “porque creo que es el idioma más universal que existe actualmente y la frase elegida tiene que ver con el enfrentamiento que Santa Teresa tuvo con Felipe II.

Comentarios