Tras 68 días de rodaje Palmeras en la Nieve concluye en Bielsa

Este martes, tras 68 días de rodaje, a lo largo de siete meses, concluía el rodaje de Palmeras en la Nieve, que ha tenido localizaciones en Canarias, Colombia y Bielsa. La cinta dirigida por Fernando González y protagonizada, entre otros, por Mario Casas y Adriana Ugarte, que lleva a la pantalla la adaptación de la novela de la escritora altoaragonesa Luz Gabás, se estrenará el próximo mes de diciembre.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Hasta 120 personas, han participado en el rodaje de las escenas de estos tres últimos días en Bielsa. Fernando González se refería a lo complejo del rodaje porque recordaba que Palmeras en la Nieve es la historia de dos viajes, el de Jacobo y Killian y el de Clarence, de Huesca a Guinea, y es el mismo el que ha hecho todo el equipo rodando en lugares reales y en ocasiones recónditos.

Sobre el rodaje en tierras altoaragonesas, decía González que se les había aparecido la Virgen porque necesitaban nieve para rodar, el principio y el final, nieve que no había cuando llegaron pero que cayó el viernes 17 y les permitió rodar en unas estupendas circunstancias.

Mario Casas, que suma una nueva colaboración con Fernando González, da vida a Killian, un personaje al que interpreta de los 19 a los 38 años, que le obligó a marcar todos y cada uno de los cambios que sufre Killian a lo largo de la película. Algo decía muy atractivo para un actor.

Adriana Ugarte, es Clarence, el hilo conductor de la historia, un personaje muy atractivo decía, la actriz, por la valentía que demuestra a pesar de ser un personaje hermético. Despierta mi admiración, añadía Ugarte porque no muchas personas nos atreveríamos a sumergirnos así en el pasado.

Por su parte, Alain Hernández, Jacobo en la película, para el que es su primer papel importante, decía que lo ha vivido y disfrutado con emoción desde el casting, por eso ha intentado sacarle el máximo jugo a su personaje.

Palmeras en la nieve, es la tercera adaptación que Fernando González lleva a la pantalla, el sueño, apuntaba de cualquier director, una película de época que recorre 30 años y en la que es fundamental la figuración, vestuario o escenografía, entre otros.

El director espera que, cuando en diciembre, Palmeras en la nieve, llegue a la pantalla grande, los espectadores se emocionen mucho realizando el viaje con los protagonistas.

Comentarios