La construcción de un colegio en Madagascar, objetivo de la campaña de Manos Unidas

Manos Unidas de Huesca está ya preparando su campaña número 46, que llevará este año como lema "Luchamos contra la pobreza. ¿Te apuntas?", con el objetivo de erradicar el hambre y la pobreza, así como sus causas. El cartel y la publicidad de este año son sugerentes: con la goma de un lápiz se borra la palabra "pobreza", y con la punta se anima a todas las personas a involucrarse en su erradicación. Todos los años se financia un proyecto con las aportaciones económicas recibidas durante la campaña. Este año será la construcción de un colegio de tres plantas para Educación Secundaria en Madagascar, un proyecto que tiene un coste de 90.000 euros, y al frente del que están las Salesianas de San Juan Bosco.

La campaña se presentará el martes, 3 de febrero, en el Centro Cultural de Ibercaja. El viernes 9 se celebrará el Día del Ayuno Voluntario, y se saldrá a los Porches de Galicia de Huesca, con el fin de concienciar a los oscenses. El domingo 8, Jornada Nacional de Manos Unidas, la colecta que se realice en todas las parroquias de la diócesis será a beneficio de la ONG.

El colegio se construirá en la localidad de Mahajanga, en Madagascar. Se trata de la segunda ciudad portuaria más importante del país africano, situada en la costa oroeste de la isla. El barrio de A ntanimasaja, donde su ubicará el centro educativo, se encuentra a 6 kiómetros del centro de la ciudad, con habitantes que trabajan como obreros, comerciantes y artesanos. Las Salesianas se hicieron cargo en 1986 de la escuela primaria de la parroquia, luego secundaria y también de la promoción femenina, con cursos de costura, informática y hostelería. Finalmente también se ocuparon del dispensario.

La demanda de plazas es continua, por lo que decidieron aumentar la capacidad del colegio, pero el mal estado del edificio no permite añadir plantas. Por ello, pensaron construir uno nuevo con tres plantas, biblioteca y despaño de profesores, todo ello con la ayuda de Manos Unidas.

Comentarios