Asamblea de Riegos marcada por la situación de los embalses y el lindano

Riegos del Alto Aragón celebrará, este lunes, su Asamblea General Ordinaria. Será en su sede, a partir de las 10 y media de la mañana. El orden del día contempla la aprobación de los presupuestos para este año, el análisis de la campaña pasada de riegos, e informes de presidencia, en los que se abordará la situación actual de los embalses, con especial atención a la situación que se vive a causa de la contaminación del río Gállego con el lindano, y cómo afectará esto a la próxima campaña de riego, con el embalse de la Sotonera en un estado anormal para estas fechas. El presidente de Riegos, César Trillo cree que el problema del lindano no está resuelto y que sería un error creerlo.

El embalse de la Sotonera debería estar lleno en estos momentos. Cada semana van entrando unos pocos hectómetros cúbicos de agua. En la actualidad, cuenta con 127 hm3, y está al 67,2% de su capacidad. Desde Riegos del Alto Aragón, su presidente César Trillo indicaba que este año tienen que realizar una explotación muy cuidadosa del agua de este embalse, porque tiene que quedar suficiente agua para las fechas en las que, saben, será necesaria, del 15 de junio al 20 de agosto.

Trillo añadía que, en condiciones normales, podrían ir regando, porque se podría ir recuperando el volumen de agua perdido. Sin embargo, no se pueden fiar, ya que en cualquier momento, debido a alguna tormenta, se podría producir un nuevo arrastre en el barranco de Bailín y volverse a contaminar las aguas del Gállego. Trillo insiste en que el problema del lindano no está resuelto, y que lo que hay que hacer es limpiar el barranco, puesto que el riesgo sigue estando latente, y puede volver a aparecer.

El presidente de Riegos recuerda que no se ha vuelto a saber nada del by-pass en el barranco de Bailín, que se solicitó a la Confederación Hidrográfica del Ebro y al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Tampoco confía en que se haga, ya que ni siquiera se ha firmado el protocolo. Hay que recordar que, hace ya unos meses, Riegos del Alto Aragón pidió recoger el agua que llega a la zona de Bailín a través de una tubería, y canalizarla, gracias a un by-pass, más allá del barranco, para evitar la contaminación y poder aprovecharla. Los trabajos podrían tener una duración de entre 4 y 5 meses. El presidente de la CHE confirmó a final de año que estas obras se ejecutarían si los informes de viabilidad eran favorables. Sin embargo, nada se ha vuelto a saber al respecto.

Comentarios