Justo Broto: "Si Fray Vicente Ferrer llegara al Graus de 2015 pensaría que ha ido a menos"

Con una charla sobre “Lo que encontró Fray Vicente Ferrer a su llegada a Graus en 1.415”, Justo Broto, fue el encargado de abrir el ciclo de conferencias que se va a desarrollar a lo largo de los próximos meses, para conmemorar, junto con otras actividades, que se cumplen 600 años desde que San Vicente Ferrer regalara el Santo Cristo a la villa de Graus.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Justo Broto decidía que si Fray Vicente Ferrer llegara, hoy en día, a Graus pensaría que la villa ha ido a menos, que ha mantenido el tipo pero que ya no conserva la importancia que tenía en 1.415.

En su conferencia, Broto ofrecía todo tipo de detalles del Graus del año 1.415 porque existe mucha documentación para describir la villa, concretamente, un documento fechado en febrero de ese año que ha permitido conocer el número de casas que había y dónde se encontraban, cuánta gente vivía e incluso el nombre de los vecinos.

Decía que, el recibimiento a Fray Vicente Ferrer, porque era un fraile importante, debió de ser excepcional. Se llevó a cabo en la placeta Fantón, porque llegaba desde Barbastro y debió de contar con todo el clero de la villa (hasta 13 sacerdotes documentados ese año), el alcalde y los jurados (concejales) y los vecinos.

El Barrichós, explicaba el conferenciante, estaría igual que hoy aunque con suelo de tierra y algunas casas más bajas, y sería el camino que recorrería el fraile hasta la plaza Mayor porque Graus sólo tenía una “carrera mayor”.

Y es de imaginar, que a llegar a la plaza Mayor, encontraría un lugar con distintos comercios (hoy en día se pueden situar todos ellos), llenar de artesanos, olores y vida.

Justo Broto ponía el acento en la huella que Fray Vicente Ferrer dejó en los vecinos. Señalaba que encontró una población humillada y decrépita, vecinos que habían tenido que hipotecar sus casas para asumir la deuda del concejo, y para los que, su presencia, significó una verdad absoluta. De hecho, se desconoce en qué momento se le hizo patrono de la villa pero lo sí se constata es que pasó por encima de otras devociones tradicionales.

Comentarios