“César debe Morir” abre el ciclo del “Olimpia Classic”

El ciclo Jueves de Cine regresa este mes al Teatro Olimpia con proyecciones dedicadas a los grandes clásicos. Este jueves, día 5 de febrero, comienza el ciclo con la proyección de “Cesar debe morir”, una producción italiana, dirigida por los hermanos Taviani, un homenaje al dramaturgo William Shakespeare.

El film, de 2012, Oso de Oro en la edición de ese año en el Festival de Berlín, entre otros premios, recrea un falso documental. La película recrea los talleres teatrales que se organizan en la cárcel romana de Rebibbia bajo la dirección de su director Fabio Cavalli, que ensaya con los presos obras de Shakespeare.

Los ensayos y la representación final del "Julio César" se alternan con la vida cotidiana de los reclusos. La cinta arranca en el teatro de la cárcel Rebibbia de Roma. Acaba de terminar la representación de “Julio César”, de Shakespeare; el público aplaude, entusiasmado. Las luces se apagan y los actores vuelven a su condición de presos camino de las celdas. Seis meses antes: El director de la cárcel y un director de teatro se dirigen a los presos para hablarles de un nuevo proyecto, la escenificación de la obra “Julio César” en la cárcel. El primer paso es el reparto.

El segundo, el estudio del texto. El idioma universal de Shakespeare ayuda a los presos a identificarse con los personajes. Es un camino largo, difícil, plagado de ansiedad y de esperanza. Estos suelen ser los sentimientos que invaden a los presos en sus celdas, después de los ensayos. ¿Quién es Giovanni, el hombre que encarna a César? ¿Y quién es Salvatore,  convertido en Bruto? ¿Qué han hecho para estar condenados al encarcelamiento? La película no intenta esconder sus crímenes. Pero el orgullo y la pasión que sienten por la obra no siempre libera a los presos de la exasperación que produce la cárcel. Sus violentos enfrentamientos incluso hacen peligrar la representación. Cuando llega el tan esperado día, los temores se recrudecen. El público es numeroso y muy diversificado: presos, actores, estudiantes, directores…

Una película carcelaria y teatral a partes iguales que ha cautivado a público y prensa especializada por su delgada línea entre la vida real y el arte, el cine y el teatro y que hasta la fecha no ha podido verse proyectada en Huesca.

Comentarios