Prudencia. Asegurar bien la ruta de travesía. Hay riesgo de aludes

quitanieves limpieza carretera nieve nevada invier

El peligro este sábado será más por riesgo accidental que por aludes de forma natural, aunque ambos tipos aludes pueden darse. Condiciones similares para el domingo, quizás más estables todavía en las sures tras un soleado sábado, aunque el viento tras el mediodía dificultará las actividades en altura según explica la Meteo que viene y la AEMET. Desde ALURTE de Canfranc, desde la Guardia Civil y TDA (Turismo Deportivo de Aragón) también se pide prudencia para los esquiadores y montañeros que tienen previsto salir este fin de semana.

Se desaconseja especialmente transitar por pendientes con más de 35 grados de inclinación donde existan acumulaciones de nieve, sobre todo en ausencia de arbolado.

El episodio de nevadas que empezó la noche del jueves 29 de enero y que terminó la noche del domingo 1 febrero constituyó una secuencia de 72 horas de nevadas casi continuas en el Pirineo acumulando 1 metro a 1.000-1.300m y cerca de 2 metros por encima de los 1.800m y dejando el Pirineo blanco y con unos espesores excepcionales, tras un comienzo de temporada muy escaso.

 

Según refugios tenemos 143cm en Lizara, alrededor de los 2 metros en Respomuso (cerrado hasta nuevo aviso tras el alud ), 118 cm en Casa de Piedra, 75cm en Góriz, 95cm en Estós y 204cm en La Renclusa.

En divisoria y lado francés nieve esquiable desde sólo 500m, con espesores de 160cm a 1.500m y 250cm a 1.800m.

AEMET

El manto se va apelmazando lentamente. En laderas de solana de cotas medias y bajas, los esporádicos periodos de insolación han permitido cierta transformación de la nieve, que se ha humedecido en su capa superficial. En umbrías y zonas altas no castigadas por el viento, la nieve permanece suelta, seca y poco evolucionada.

La estabilidad continua siendo en general débil, y no se vera favorecida por las bajas temperaturas que reinaran en los días sucesivos. El viento ha formado numerosas placas, a veces de notable espesor, las cuales en algunos casos quedaron ocultas bajo las últimas nevadas.

El peligro accidental se mantiene fuerte, por la precaria estabilidad del manto en general y por la presencia de numerosas placas de viento en diversas orientaciones, a las que van a sumarse otras de nueva formación, con preferencia en orientaciones de nordeste a sur y suroeste, y que se podrán desencadenar por sobrecargas débiles, como el paso de un esquiador.

Comentarios