El capitel del Sátiro cautiva a expertos y visitantes en Jaca

capitel sátiro

El recién restaurado capitel del Sátiro acaparaba este domingo todas las miradas y era el objetivo de todas las cámaras. Los visitantes que acudían a la celebración del quinto aniversario del Museo Diocesano de Jaca se agolpaban para verlo e inmortalizarlo, sobre todo la figura masculina considerada el desnudo más bello del románico. El historiador Francisco Prado-Vilar de la Universidad de Harvard, alababa la importancia y buena conservación de esta pieza que analizó ante una sala del refectorio abarrotada.

Las invitaciones para asistir a esta conferencia de Francisco Prado-Vilar se habían agotado hacía varios días, una muestra del interés que ha despertado esta pieza y la ponencia de este especialista, considerada una oportunidad única para verlo en España. Belén Luque, directora del museo, destacaba el privilegio de contar con este experto y agradecía el apoyo de entidades y visitantes en estos cinco años de andadura del centro después de su rehabilitación.

El capitel del Sátiro es uno de los tres capiteles románicos que soportaban hasta su descubrimiento el altar de la capilla del Pilar de la Catedral. La encargada de restaurarlos ha sido Inmaculada Piedrafita, que recibía este domingo innumerables felicitaciones por la realización de este complejo proceso.

Un proceso que comenzaba con el delicado traslado desde debajo de la mesa del altar hasta el taller y, una vez allí, el estudio de su estado y la limpieza de los muchos restos de mortero y cal que había en las piezas que, además, estaban muy fracturadas. Para no dañarlas, han decidido no eliminar las manchas de aceites vegetales que, después de los análisis, han descubierto que penetraron en la piedra en los sitios donde no había color, puesto que, al parecer, el capitel del Sátiro estuvo policromado.

Para la restauración de estos capiteles el museo ha contado con una subvención del Ayuntamiento de Jaca por valor de 6.500 euros, así como con la donación de 3.500 euros de la Asociación de Amigos del Románico.

Comentarios