La montaña sigue con riesgo de aludes

Por tanto, se desaconseja especialmente, transitar por zonas con cambio de pendiente cerca de las crestas, o por áreas con más de 35 grados de inclinación, donde existan acumulaciones significativas de nieve, sobre todo en ausencia de arbolado.

NAVARRA: LIMITADO (2), NOTABLE (3) POR ENCIMA DE 1800 METROS.

JACETANIA: LIMITADO (2), NOTABLE (3) POR ENCIMA DE 1800 METROS.

GALLEGO: LIMITADO (2), NOTABLE (3) POR ENCIMA DE 1800 METROS.

SOBRARBE: LIMITADO (2), NOTABLE (3) POR ENCIMA DE 1800 METROS.

RIBAGORZA: LIMITADO (2), NOTABLE (3) POR ENCIMA DE 1800 METROS.

El manto nivoso, según informa la AEMET, esta en proceso de apelmazamiento y compactación. No obstante el frío intenso esta retardando la estabilización, pues hay un fuerte gradiente térmico, que favorece la aparición de capas de debió cohesión. así, aun queda abundante nieve seca y poco evolucionada, sobre todo en umbrías y en zonas altas proclives al deposito.

Los espesores, según los datos recibidos este domingo, varían entre 57 y 125 cm en las cotas inferiores a 1.600 metros. Hacia los 1.800 oscilan entre 80 y 110 cm, y por encima de los 2.000 metros se describen espesores muy irregulares, entre 15 y 195 cm, según orientaciones de los puntos de observación, y debido a la hacino desigual del viento.

Persisten numerosas placas en un amplio abanico de orientaciones y altitudes, sobre todo en pendientes a sotavento de los vientos dominantes de componente norte. Estas estructuras se asientan, con frecuencia, sobre nieve muy fría, y poco estabilizada, que puede actuar como plano de deslizamiento. También puede haber placas que se han quedado ocultas o enterradas en el interior del manto, y son difíciles de detectar.

A lo largo de la semana nos han reportado aludes en diversos macizos. No obstante, las salidas espontáneas son cada vez menos probables, pues las pendientes mas pronunciadas se encuentran ya bastante purgadas, sin embargo, todavía no se descarta que se produzcan salidas de tamaño medio.

El aumento de las temperaturas máximas que se espera los próximos días, será un factor importante que tendera a aumentar la estabilidad. Por otro lado los cielos rasos, con la consiguiente inmolación diurna pueden debilitar los anclajes del manto, y favorecer los deslizamientos en pendientes con poca rugosidad.

También es posible que se movilicen de forma natural algunas placas de viento. En estos casos podrá entrar en juego una gran parte del manto, dando lugar a aludes de tamaño medio, y en algunos casos de mayores dimensiones.

Así el peligro accidental es importante, dada la abundancia de placas de viento, con preferencia en orientaciones de nordeste a sur y suroeste. Estas estructuras son por lo general más frágiles a mayor altitud, y son susceptibles a la rotura y posterior desplome y que en muchos casos cederán ante sobrecargas débiles, como el paso de un esquiador.

Comentarios