El BM Huesca, molesto por la situación, pide más que nunca el apoyo de la afición

Nolasco, Giné, Ancizu balonmano

El club ha querido explicar públicamente su versión de lo acontecido esta semana con la solicitud de aplazamiento del partido ante el Cangas y la negativa del Comité de Competición y el club gallego a atender esa petición. Desde el Balonmano Huesca, su presidente Francisco Giné, no entendía que tener diez lesionados no sea una causa de fuerza mayor y la situación de cómo se había diligenciado este asunto.

El presidente destacaba también con ironía la ‘rapidez’ con la que el Comité de Competición decidía este asunto y pasaba la pelota al Cangas y lamentaba que desde el club gallego su presidente no atendiera las llamadas realizadas desde Huesca. Giné también indicaba que desde el club se había solicitado que un médico de fuera examinara a los jugadores que están lesionados, algo que tampoco fue atendido.

Si la situación hubiera sido a la inversa, Giné tiene claro que se hubiera considerado por lo menos la opción si un rival estuviera en la misma situación en la que están los oscenses.

Con todo ello ahora hay que afrontar el choque y se pide al apoyo de la afición, más que nunca y es que habla que redoblar esfuerzos, entre todos, para luchar por conseguir un buen resultado.

En la rueda de prensa participaba el técnico José Francisco Nolasco y el capitán Javier Ancizu. El entrenador lamentaba la situación a la que se ha llegado por las lesiones y volvía a ratificar que no se forzará a ningún jugador y que se contará con los 9 jugadores disponibles y se completará con algunos del filial para tener el mayor número de efectivos que se pueda y que permite la reglamentación.

El caso es que alguno de los que está lesionado se vestirá también para ocupar plaza en el banquillo, pero en ningún caso se les expondrá a que se pueda agravar la lesión y eso pueda hipotecar su participación en las semanas siguientes. También Nolasco pedía ese apoyo para los jugadores desde la grada.

Por último el capitán añadía que la plantilla se mantiene al margen de las decisiones que se han tomado y que se dedican a entrenar y a preparar el encuentro de la mejor manera. La plantilla está debilitada por las ausencias y pedía a la afición que esté con el equipo el viernes y pueda jugar un papel fundamental para luchar por la victoria ante un rival complicado y que lógicamente cuenta con un mayor potencial para el partido.

Ancizu, que mandaba un mensaje positivo, decía que todo esto tiene que reforzar al equipo con una situación para nada normal y que entre todos se pueda generar ese ambiente para que los jugadores se sientan más arropados. Que son profesionales y que esto es una competición oficial y puede pasar lo que ha sucedido. Se juega en casa y ese es un factor que también hay que aprovecharlo.

Comentarios