Más de 1.200 familias sufren pobreza energética en Huesca

Cuando una familia no puede pagar la energía suficiente para satisfacer sus necesidades domésticas se considera que sufre pobreza energética. Esta situación se agrava en invierno, cuando la calefacción se hace necesaria para vivir en condiciones de bienestar. En Huesca, más de 1.200 familias reciben las ayudas de entidades sociales y ayuntamiento para poder pagar estas facturas.

Cáritas lleva años otorgando ayudas para este fin. En 2014 destinaron 60.000 euros para atender a cerca de 1000 familias en esta situación. Cruz Blanca y Cruz Roja también ofrecen en los últimos tiempos estos subsidios y desde antes del mes de agosto los servicios municipales abrieron la posibilidad de estas becas con las que atendieron, en 2014, 63 solicitudes por un importe de 4.336,23 euros. A lo largo de este año, los servicios municipales han atendido 15 más, por valor de 1.116,98 euros.

El reparto de estas ayudas entre diferentes entidades disminuyó la partida destinada por Cáritas en 2014, lo que no significa, explica Jaime Esparrach, secretario provincial de la organización católica, que las necesidades sean menores.

El pasado 1 de agosto el consistorio firmó un convenio con Endesa de forma que, en casos de impago, se paraliza el corte energético. Pero no en todos los casos está contratada esta empresa o cumplen los requisitos para acceder a las ayudas municipales, por ello la ayuda de entidades sociales se hace necesaria.

En todas las peticiones las entidades estudian su situación y acompañan a la familia con una labor educativa.

El ahorro es la primera herramienta, pero en más de 1200 familias oscenses los ingresos no llegaron a cubrir las facturas.

Cruz Blanca ayudó con 172 ayudas por valor de cerca de 25.000 euros.

Cruz Roja en Huesca ha gestionado en 2014 177 ayudas, 119 de ellas en Huesca Capital, tanto de luz como de gas. El total en la provincia asciende a más de 16.000 euros.

Comentarios