Formigal-AEMET matrimonio para saber cuanto nieva

El proyecto Spice, ubicado en Formigal, es uno de los 20 observatorios experimentales puesto en marcha en el mundo por la Organización Meteorológica Mundial para determinar la mejor manera de medir las precipitaciones de nieve. Para responder a la pregunta ¿Cuánto nieva?, se puso en marcha en 2013 este proyecto que pretende ofrecer sus resultados en 2016.

La medición de la precipitación en forma de nieve, al contrario que cuando es simplemente lluvia, se ve afectada por numerosos factores entre los que se incluyen el tipo de pluviómetro, su protección contra el viento, el tipo de nevada, el tipo de calefacción y la propia microfísica del fenómeno. Bajo esta problemática la Organización Meteorológica Mundial puso en marcha el proyecto internacional SPICE

AEMET participa activamente en este programa con un centro de observación a 1850 metros de altitud, en una parcela dedicada dentro del dominio de la estación de esquí de Aramón-Formigal, que colabora en el proyecto con su infraestructura y dando soporte en la instalación y mantenimiento del equipamiento.

Rafael Requena máximo responsable de la AEMET de Aragón, Navarra y La Rioja y Samuel Buisán, Jefe de Observación han explicado a Huesca TV todos los detalles del proyecto y como ha ido evolucionando.

Desde Formigal, Pacual Perez, jefe de montaña y explotación es uno de los colaboradores del proyecto.

Son muchos muchas las observaciones que se han hecho, hacen y harán. Por ejemplo en la medición de la humedad

Los resultados de esta intercomparación a nivel global serán publicados en 2016 con un conjunto de recomendaciones al resto de países sobre la mejor manera de medir la precipitación.

Algunos ejemplos de sitios de experimentación de SPICE son Colorado, los Alpes, Finlandia, Nepal, Canadá, Nueva Zelanda e incluso observatorios a nivel del mar en Corea y Japón. En total 15 países y 20 puntos de intercomparación. Cada uno con nevadas de muy distinta tipología y que se pretenden intercomparar utilizando instrumentación común.

Comentarios