El Instituto Ramón y Cajal exige una moratoria para la LOMCE

El claustro del Instituto Ramón y Cajal de Huesca aprobaba este viernes exigir al Departamento de Educación una moratoria en la aplicación de la LOMCE, la nueva ley educativa, que “empobrece el conocimiento y refuerzan la burocracia y el centralismo”. Piden a la consejería que “escuche, recapacite y rectifique” el calendario previsto para su puesta en marcha, que a juicio de los profesores del centro es “disparatado”.

El profesorado de este centro está preocupado por la forma en que se está implantando la citada ley, de forma “improvisada y autoritaria” y en un momento de incertidumbre política. El próximo curso, tras “padecerlo” ya en Infantil y Primaria, se sumarán los cursos impares de Secundaria. Pese a que el tiempo apremia, todavía Educación no ha desarrollado por completo el currículo básico de Secundaria y Bachillerato del próximo curso.

Por eso, aseguran, no hay tiempo material para que la comunidad educativa examine, valore y asimile el nuevo decreto de currículum y, en consecuencia, planifique y programe la organización del próximo curso. Un currículo que, además, e impone un sistema de evaluaciones externas que condicionan todo el proceso de enseñanza.

Esta implantación, a juicio del claustro del Ramón y Cajal, “generará graves problemas de adaptación especialmente para el alumnado de la Secundaria Obligatoria en el tránsito de uno a otro currículo”. Califican así mismo de “grave error” la implantación del nuevo currículo al mismo tiempo en 1º y 3º de la ESO, y vaticinan “será una fuente de problemas de todo tipo”.

Recuerdan además que no ha existido “la mínima valoración” del proceso de implantación de la LOMCE ni en los colegios ni en los centros de Formación Profesional Básica durante el presente curso, algo que consideran “imprescindible” para tratar los aciertos y fracasos del presente curso.

Comentarios