“…que te quiero verde”: 2.300 tomateras plantadas y 7.000 kgs de producción

El primer año de “…que te quiero verde”, el proyecto de agricultura de montaña y economía sostenible, que se desarrolla, en La Puebla de Fantova, y que echaba a andar con la instalación del invernadero, ha concluido con 2.300 tomateras plantadas, de ellas, 1.350 en invernadero, y 950 en el exterior, y una producción de 7.000 kgs.

Eso hace, según los responsables del proyecto, una medía de algo más de 3 kgs por planta, teniendo en cuenta que la plantación exterior, por múltiples motivos, dio una cosecha muy inferior a la que es lo que se supone que rinde este tipo de tomate. Aún así, la producción era suficiente, como dar a conocer los tomates y ser optimistas para la próxima campaña. 

Destacar, que en los momentos de máxima actividad de la plantación llegaron a trabajar hasta seis personas y cuatro de ellas de manera estable durante toda la temporada. Los tomates de La Puebla de Fantova han viajado a Canarias, Galicia, Pais Vasco, Andalucía, Cataluña, Madrid o Valencia, e incluso a Oporto, en Portugal. Y han formado parte de las cartas de algunos de los restaurantes más conocidos de Madrid, Huesca o Lleida.

A la sombra de este proyecto han ido surgiendo otros productos de agricultura ecológica de montaña como la mermelada de tomate rosa de montaña sin madurar con trozos de naranja o el tomaste seco en aceite de oliva virgen extra. Al margen, de las novedades que se espera poder en marcha en la próxima campaña.

“…que te quiero verde” es un proyecto que surgió con la idea de fomentar la agricultura ecológica y sostenible y, en el caso de La Puebla de Fantova, arrancó con el tomate rosa de montaña porque es uno de los cultivos más populares de la zona. Se trata de un tomate de buen tamaño, de piel fina y sabor intenso que cultivan algunos agricultores del territorio.

Su puesta en marcha ha sido posible gracias a unos cien mecenas de Aragón, Cataluña, Madrid, País Vasco y Holanda, que han aportado cinco mil euros, para impulsar este tipo de agricultura.

El cultivo se ha realizado en una finca cedida por unos vecinos, otros vecinos aportan la mano de obra y son los agricultores de la zona los que vigilarán la producción que será limitada y destinada a consumidores de cultivos ecológicos de alta calidad.

Comentarios