El sector industrial en Huesca ha perdido más de 3.000 puestos de trabajo desde los 80

Desde la década de los noventa, el sector industrial en Huesca ha sufrido un importante retroceso, llegando a perder alrededor de 1.500 puestos de trabajo directos en los últimos 20 años. Pero esa cifra se dobla llegando a los 3.000 si nos remontamos a la década de los 80. El cierre de grandes empresas como Mildred, HUMSA, Luna, Albajar, Pegaso, Alvisa, Fundición Lamusa, Eurotrón, Baes, Central Lechera Osca, Saval Kronenbur, Widia Ibérica, Osca Pablo, Durometal, Fundición San Lorenzo, Garasa, Agrimac, Ladrillos Arizón, Coll, Terrazos Lajarbe, Oscainox, Granja y Harinas Porta o MEYBA son un ejemplo de lo que ha representado este sector para la ciudad. Y con ellas cientos de trabajadores que se quedaron en la calle.

En la actualidad, todavía hay quien sigue sin encontrar un empleo y también son muchos los que han tenido que emigrar en busca de nuevas oportunidades. Es el caso de gran parte de la plantilla de Mildred, que empleaba a unas 400 personas. Cerró sus puertas en marzo de 2007.

Fundiciones LAMUSA, Granjas Porta, Alvisa o SANYO son otros ejemplos de empresas que han echado el cierre en los últimos años en la capital, que se ha convertido en una ciudad de servicios, en detrimento de un sector que en los noventa empleaba a más de 3.000 puestos de trabajo directos, sin menospreciar el movimiento económico que había en la ciudad.

Así lo recuerda Fernando Buisán, ex trabajador de HUMSA, empresa que cerró en febrero de 1994 y que llegó a contar con más de 200 empleados.

Una de las últimas grandes empresas que echaba el cierre era Luna en noviembre de 2010, en la que llegaron a trabajar unas 300 personas. En estos momentos, sólo ha conseguido recolocarse el 16% de la plantilla. El resto, la mayoría mayores de 55 años tienen verdaderas dificultades para encontrar un trabajo.

Testimonios de una época dorada para el sector industrial en una ciudad que, dicen, el cierre paulatino de empresas la ha dejado “muerta y sin ilusión”. También fueron años difíciles, de mucho pelear, en los que se echó en falta el apoyo de las instituciones públicas y de los políticos de turno que no supieron, en ese momento, defender esos puestos de trabajo.

Comentarios