Polidux incrementará su fabricación en Monzón hasta las 16.000 toneladas en 2015

Arturo Ulecia

El desarrollo industrial de Monzón no se explicaría sin la presencia, como actor principal, de Polidux, empresa que nacía en 1991 al comprar REPSOL la división de estirénicos de Aiscondel. No obstante, su origen hay que buscarlo varias décadas antes, en los años 60, con la constitución de Monsanto Ibérica.

Audio sin título
Audio sin título

En la actualidad Polidux cuenta con una plantilla de 44 trabajadores que se dedican a la fabricación de Compuestos de Polipropileno y Polietileno, muy utilizados en el sector del automóvil y en la fabricación de mobiliario para jardín, tubería, cables y botellas. Según su director,  Arturo Ulecia, en 2015 van a fabricar 16.000 toneladas, 6.000 más que en 2014.

En este sentido, apuntaba Ulecia que al considerar REPSOL dentro de su plan de  Competitividad del automóvil como estratégico, Polidux podría seguir incrementando su producción, para lo que tiene una capacidad de 20.000 toneladas, y podrían llegar nuevas inversiones.

La historia de las empresas químicas en Monzón no ha sido fácil combinando momentos álgidos con otros no tan buenos. Polidux no es ajeno a estos vaivenes siendo  el ERE de diciembre  2013, que supuso el cierre de la planta de EPS (corcho blanco) el momento más amargo de su  carrera profesional, como reconocía Arturo Ulecia, sobre todo por la afección que provocaba en la ciudad.

Polidux cumplirá en enero de 2016 sus 25 años de funcionamiento en Monzón donde, al margen de la creación de puestos de trabajo y su consiguiente aportación a la economía local, se ha caracterizado por su implicación social a través de colaboraciones con el Deporte, por medio del Centro Atlético Monzón, las fiestas o la carrera de la Mujer. Además,  han recogido  alimentos para el Banco de Alimentos y han participado en un concurso con ATADES en el Reina Sofía, entre otras acciones.

A modo de conclusión, Arturo Ulecia daba otro dato significativo como era que llevan 5 años sin accidentes graves.

Comentarios