Los lamas de Panillo dan la bienvenida al año de la Oveja de Madera Femenino

lamas Panillo Templo budista Año Nuevo

El templo budista de Panillo vivía, este jueves, un animado Día del Losar porque eran muchas las personas que se acercaban, hasta Dag Shang Kagyu, para compartir con los lamas, los rituales de bienvenida a Año Nuevo., el año 2142 de la Oveja Femenina de Madera. Además, este año, la celebración contaba con varias novedades como el cambio de ubicación de la hoguera o la incorporación de la megafonía. Los rituales concluirán este viernes.

Este año la hoguera, se encendía no donde se suele hacer, habitualmente, sino hacia la izquierda del templo. El motivo era evitar “ahumar” las pinturas del edificio que alberga el nuevo molino de oraciones. Además, también se incorporaba la megafonía para que, los asistentes a esta ceremonia, pudieran escuchar, perfectamente, las explicaciones del lama.

Como suele ser habitual, lo más vistoso del Día del Losar, era la hoguera con el humo blanco, y tras el ritual de purificación, el momento de lanzar harina al cielo.

Según las previsiones de los astrólogos tibetanos, el año nuevo, el 2142, Año de la Oveja de Madera Femenino, será más apacible que el anterior, de crecimiento (por el elemento madera) y de interiorizar (por lo femenino).

El acto en el exterior concluía con los parlamentos de las autoridades participantes, el alcalde de Graus, el presidente de la Comarca de la Ribagorza y el párroco de Graus, y a continuación, el ritial continuaba en el interior del templo con el reparto de comida bendecida entre todos los asistentes.

Las celebraciones finalizarán, este viernes con el paseo de los textos de enseñanza de Buda, en el que, portándolos, se circunvala todo el perímetro del templo.

Isabel Alcántara, lleva años vinculada al centro, antes como tesorera, y desde octubre como nueva presidenta del templo, sustituyendo a Florencio Serrano, quien ocupó ese cargo en los últimos años. Entre los objetivos, del mandato, figura acabar el molino, las fuentes, construir una nueva estupa, que llevará el nombre del próximo Buda y, sobre todo, mejora del albergue, para ofrecer mayores comodidades a quienes se alojen.

En la actualidad, residen de forma permanente seis lamas a los que se suman los que salieron del primer retiro de tres años, tres meses y tres días, más colaboradores. En enero de 2017 concluirá el segundo retiro de tres años en el que participan 14 personas.

GALERIA DE FOTOS

Comentarios