La coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos celebra su 28 aniversario

Durante la jornada de este sábado, la coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos celebraba su vigésimo octavo aniversario. Lo ha hecho con la apertura de un nuevo sendero a la orilla del Gállego. Un camino entre el puente de Hierro a Erés. Tras 28 años siguen con reivindicaciones y contrarios al proyecto del pantano.

En este aniversario, la coordinadora realiza diferentes valoraciones. Indican que la amenaza "tiene que acabar", después de 28 años sin el pantano es imposible defender su urgencia, prioridad y su necesidad. Consideran una victoria desde el punto de vista social que se haya conseguido salvar el pueblo de Erés "de la vergüenza de ser el último inundado en España".

Añaden que el territorio "está orgulloso de su lucha que ha servido para unir a la zona y potenciar su patrimonio con actividades, jornadas del río Gállego, descensos de piraguas y de nabatas". Gracias al turismo activo, a los emprendedores de la zona que diversificando su economía desde la agricultura al turismo y servicios han logrado consolidar población. Medioambientalmente los valores del territorio están cada día más reconocidos por ejemplo con la próxima declaración de Monumento Natural de los Mallos de Riglos, Murillo y Agüero.

Hacen referencia también a la contaminación por lindano del río. Indican que cambia radicalmente el escenario del proyecto del pantano convirtiéndolo en inviable hasta que se descontamine el último rincón del río. Galliguera, Sotonera y Monegros unidos por el río han de trabajar para que esta amenaza sobre la salud, agricultura y ganadería de todos estos territorios desaparezca. Hasta que esto no suceda continuar gastando dinero en el proyecto es restarlo de la eficacia de la limpieza.

Concluyen diciendo que: judicialmente el proceso continúa en la Audiencia Nacional de Madrid. Políticamente se agradece a los partidos que han entendido desde siempre la visión de los ríos vivos como generadores de riqueza y se espera que los nuevos partidos sean respetuosos con el medio ambiente y sus gentes. Económicamente este proyecto es un ejemplo de despilfarro sin límites, en el que se han gastado millones de euros solamente en papel, en proyectos, modificados y remodificados que al único sitio que han llegado es a los bolsillo de las empresas redactoras.

Comentarios