Desalojadas cerca de 600 personas del Balneario de Panticosa por riesgo de aludes

Balneario de Panticosa. Desalojo

A lo largo de este sábado se ha procedido a desalojar a cerca de 600 personas del Balneario de Panticosa por riesgo de aludes. También se cortaba la carretera de acceso al complejo hostelero, la A-2606, en concreto entre los kilómetros 4 y 10. Ya el viernes, desde las 13.00 horas, se cerraba al tráfico por precaución y al no poder garantizar su vialidad con normalidad se procedía este sábado al desalojo. Desalojo que duraba varias horas y se producía sin incidentes.

La operación, coordinada por la Guardia Civil, era lenta para que se produjese la salida de manera escalonada. Al parecer, según fuentes cercanas, hay más coches de los que se esperaba por lo que el desalojo iba despacio, ya que se estaban evacuando por grupos, tal y como establece el protocolo en este tipo de actuaciones.

La dirección del complejo hostelero manifestaba que no considera que la situacíón se presente tan peligrosa, pero se ha visto obligada a atender las directrices marcadas po la Dirección General de Carreteras del Gobierno de Aragón.

Descontento de los trabajadores

El comité de empresa Aguas de Panticosa ha expresado su malestar por el cierre del Balneario este fin de semana. “El nuevo cierre y desalojo del balneario de Panticosa en pleno fin de semana, no solo ha truncado los planes de los 600 clientes que estaban alojados en nuestro complejo, sino que además causa indignación en el colectivo de trabajadores, que vemos una vez más perjudicado nuestro trabajo, debido al compromiso adquirido con la empresa en el nuevo proyecto y el gran esfuerzo que se está realizando para poder sacarlo adelante”.

“Los trabajadores estamos indignados por esta situación. Agradecemos al servicio de Carreteras el esfuerzo que supone por su parte mantener la seguridad de la carretera de acceso al balneario. Agradecemos también al Gobierno de Aragón la inversión realizada en el aumento de longitud de una de las viseras, pero parece que ha sido más una cuestión de compromiso que un interés real por resolver la situación, que se repite con demasiada frecuente”, añaden.

“Según la gente del valle, está cayendo la misma cantidad de nieve que siempre. Nuestro deseo es trabajar y cerrando la carretera a la mínima ocasión nos perjudica de forma importante, afectando de lleno al proyecto, a su rentabilidad y a la viabilidad de nuestros puestos de trabajo. Sentimos enormemente las molestias causadas a nuestros 600 clientes, que tenían planes para pasar con nosotros un fin de semana increíble y que se han visto trastocados por la decisión de cerrar la carretera”, concluyen.

Comentarios