Los hosteleros lamentan que no se permita instalar máquinas de apuestas deportivas en los bares

La Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Zaragoza (CEHTA), lamenta la decisión tomada en relación a la retirada de la reglamentación que hubiera permitido la instalación de aparatos auxiliares de apuestas deportivas en los establecimientos de hostelería.

Desde CEHTA se considera que es una oportunidad perdida de poder disponer de un servicio complementario que hubiera podido ser interesante para el sector, no por la casi nula rentabilidad de disponer de este tipo de equipamiento, sino por la posibilidad de prestar un servicio complementario que pudiera haber servido de estímulo para el consumo de los productos propios de los establecimientos.

Afirman que del mismo modo que el servicio de hostelería que se presta en los salones de juego pudieran generar ingresos residuales a los procedentes de la actividad principal de los mismo, en el caso de los establecimientos de hostelería, los ingresos procedentes de la posibilidad de disponer de estas máquinas auxiliares de apuestas, apenas hubieran generado ingresos en los establecimientos, tal y como demuestra la experiencia de otras comunidades autónomas en que existe esta posibilidad como Valencia, País Vasco, Galicia o La Rioja, pero hubiera servido de estímulo para el consumo dentro del establecimiento, dado que quien hubiera realizado una apuesta en este equipamiento, muy probablemente hubiera permanecido en el establecimiento para poder disfrutar del evento deportivo sobre el que hubiera apostado.

Por último, se lamenta que no se haya tenido en consideración la posición unánime de un sector que representa a mas 33.810 trabajadores en Aragón, según los últimos datos oficiales publicados al respecto, y que se haya prescindido de su asistencia en la Comisión del Juego, cuando en dicha comisión se pretendía tomar una medida que afectaba directamente al sector, si bien todo parece indicar que dicha decisión ya estaba tomada previamente al momento de celebrarse la citada comisión.

Les causa sorpresa que habiéndose aprobado un borrador de proyecto, ya sometido a información pública, y con el que el sector hostelero estaba de acuerdo, de repente se haya retirado. Por todo ello, parecería que se ha sacrificado el interés general en pro de evitar cualquier mínimo desgaste que se hubiera podido derivar de la misma.

Comentarios